sábado, 26 de diciembre de 2009

Indignación e indiferencia


Observo con preocupación una metamorfosis sociológica en el xerecismo que no parece que pueda traer nada positivo. Del sentimiento de indignación se está pasando a una indiferencia que denota el cansancio de la afición después de haber clamado tanto en el desierto.
La decepcionante respuesta del pasado domingo a la convocatoria "El Xerez me duele", con apenas un millar de seguidores en tarde desapacible, es un síntoma inequívoco de que a la gente empieza a resbalarle todo.
Si en lo institucional y en lo deportivo no nos puede ir peor, en lo social vamos camino de tocar fondo, y eso tiene difícil vuelta atrás.
Se impone una reflexión a la que nadie debe escapar. Porque no sólo los dirigentes se han encerrado en una burbuja y desoyen sistemáticamente el clamor de los socios. Harían bien en reflexionar los responsables de peñas, colectivos, foros y plataformas que, entre tanto debate y batalla estéril, han acabado por perder el criterio, la credibilidad y, de paso, la capacidad de liderazgo.
El hito histórico, y difícilmente repetible, de los 16.000 y pico de abonados de esta temporada obedece únicamente a la exitosa trayectoria deportiva y a los logros obtenidos en los útimos tiempos por futbolistas y técnicos. Hoy por hoy, los socios son el único patrimonio del club, pero su voz no es tenida en cuenta, y eso cansa y desanima.
Dicen que cuanto más subes, más dura es la caída. Haría bien en aplicarse el cuento todo el xerecismo, no vaya a ser que el costalazo sea de proporciones gigantescas y no quede del escudo ni la corona.
Lo del domingo pasado no es más que un botón de muestra de lo que puede ocurrir. Si a los aficionados no se les habla claro ni se les toma en serio, ese germen que ha ido sembrando de azul los corazones de nuevas generaciones de seguidores se puede perder.
Y sería una lástima, porque lo más difícil se ha conseguido. Lograr un afición buena, no sólo en calidad, sino también en cantidad, no era una empresa fácil. Rectifiquemos, no vaya a ser que más pronto que tarde vayamos a encontrarnos en Chapín los 3.000 de siempre.

jueves, 24 de diciembre de 2009

¡DIOS HA NACIDO! ¡FELIZ NAVIDAD!



LAS DUDAS DEL CARPINTERO (Por ANTONIO GARCÍA BARBEITO)


Narrador:



Anda en su carpintería,

solo y triste el carpintero.

Labra José, como puede,

la madera de lo incierto,

pero el formón de la duda

riza virutas de celos.



Varón que pone los ojos

en una niña del pueblo,

que la toma por mujer

y pinta en ellas los sueños

propios del hombre: familia,

trabajo, amor… y el consuelo

de un cuerpo que por la noche

se haga uno con su cuerpo,

y cuando llega la hora

de consumar sacramento,

una mano angelical

cierra el camino del lecho…



María de Nazaret,

la esposa del carpintero,

es elegida la madre

de Jesús el nazareno,

del Dios que habrá de venir

mostrándose en carne y huesos

y que al derramar su sangre

predicará con su ejemplo.

Y ella, esclava del Señor,

acepta el divino ruego.

Para José será un arca

con el cerrojo del Verbo,

después de que una paloma,

Santo Espíritu del Credo,

le confiara gozosa

la vida del Dios eterno.



Dura ayuna de marido

en la despensa del sexo.



Y aunque esté llena de gracia,

y aunque ya se siente dentro

el temblor de la semilla

que le ha llegado del Cielo

-grano que ha entrado en el surco

sin que el surco se haya abierto-,

¿cómo le explica a José

tan increíble misterio

sin que la infidelidad

le ronde como un mal viento?



Por más que aquel virgo intacto

cuenta lo único cierto,

la sospecha del engaño

le venía al carpintero.

Y por no escandalizar,

por no echar leña en el fuego,

mordió su pena José

y la repudió en secreto.



Le dolían a María

más si cabe que el desprecio,

las dudas que al buen José

le herían el pensamiento.

Clamó el cielo en su favor,

le pidió a Dios el remedio

confesando su impotencia:



María:

“¡Cómo voy a convencerlo,

si cuando me lo pregunto

ni yo misma lo comprendo!”



Piensa y duda el buen José

mientras cepilla maderos.

La luz de la tarde entra

por el postiguillo abierto,

pero en la luz, otra luz

sobresalta al carpintero:



Arcángel:

“Sé que sufres, buen José.

Mas calma tu sufrimiento.

Lo que te cuenta María

es lo que Dios ha dispuesto.

Acércate a tu mujer

y sé guarda de su seno,

y mírate siempre en ella,

que es inmaculado espejo.”



La voz del ángel venía

buscando al esposo incrédulo.

Pero por más que aceptó

la veracidad del hecho,

y por más que a su mujer

se acercó a darle su aliento,

a cuidarla, a comprenderla

y a quererla con respeto,

de vez en cuando la duda

le desbarataba el sueño.



María cuenta las lunas

en su vientre satisfecho,

y José cuenta preguntas

que no contesta por miedo.

A María ya le duele

-llaga de presentimiento

que tiene siete puñales-

la Pasión del Evangelio;

a José, cuando se duerme

-pesadilla de ese fuego

que nunca llega a apagar-,

la pasión del desconcierto.

La una llena de Dios

y sin poder entenderlo;

el otro lleno de dudas

y de interrogantes lleno.

La una no quiere salir

por guardar su Dios pequeño,

y el otro evita la calle

para evitar los encuentros,

las preguntas de las gentes,

las miradas, los supuestos…

Ella bendice la hora

y el día que la eligieron,

y él lamenta que esa tarde

se fuera al bosque por leños.



José:

“¿Quién vino esa tarde, quién,

a mi querido aposento

y cambió mi vida así?

¿Fue ese ángel mensajero

o fue lo que por las sienes

me golpea si lo pienso?”



María canta y prepara

pañalitos para luego:



María:

“Tendrás los ojos tan claros

como el arroyo del huerto,

y en tu cara, ese color

del florecer del almendro.

Y tu sonrisa será

una nevada de enero

cayendo en alegres copos

entre tus labios abiertos”.



María posa su mano

por donde ya late el feto:



María:

“¿A quién te parecerás,

si serás hijo del cielo?”



José suspira y no quiere

pensar en el nacimiento:



José:

“¿Y si la voz que escuché

fue un invento de mi miedo?

¿Era un ángel del Señor

o el delirio que padezco?

¿Y si María pecó

y no quiso haberlo hecho,

y me oculta la verdad

para evitar sufrimientos?”



José se pasa la mano

por la frente, sosteniendo

el peso de aquella duda

que no se le acaba yendo:



José:

“¿Y si no es hijo de Dios?

¿Y qué dirán los del pueblo

si cuando el niño sonría

aclara su parentesco?”



María pide que llegue

la luna del mes noveno.

Ocho lunas lleva ya

con más pena que contento,

porque sabe que a José

las lunas le están doliendo.

El nublado de la duda

no le deja claro el cielo

y las lunas se le enturbian

en una niebla de miedo.

……………



La noche de Nochebuena

tiene un extraño silencio.

Sostiene su respirar

la boca del Universo.

Parece que todavía

no estuviera el mundo hecho

o que se hubiera quedado

de pronto ese mundo quieto.

Se puede tocar el frío

como una prenda de hielo.

Daba ese miedo la noche

que dan las noches de cuentos.



Un suspiro de María,

fatigada por el peso,

deja una estela caliente

que empaña el cristal del viento.

Entre visillos de niebla,

la luna -cíclope ciego-

se cuenta por ocho veces

en aquel vientre materno.

Y baja hasta un pobre establo

como pájaro doméstico

a completar la novena

lunar que ya está cumpliendo.

Los dolores de María

pregonan el Nacimiento;

el sudor de San José,

la duda en fiebre, temiendo

que no nazca la Verdad

cuando el vientre sea venero

que deje en chorro de vida

el llanto del primogénito.



Como quien espera el alba

desde la aurora en los cerros,

San José, sin inmutarse,

observa sin parpadeo.



Un grito corta la noche

como la espada de un trueno.

Un grito total, caliente;

un grito de dolor, seco.

José se tapa los ojos

en el momento supremo.

Cuesta despejar la duda,

si saberlo, no saberlo…



La noche asomó las galas

ocultas del firmamento.

Y más que silbar, cantaba

aquel sonido del viento.



No es sol, pero amanecía

en cuanto asomó su cuerpo;

No es llama, pero tenía

el dulce calor del fuego.

En los brazos de María

-primera cuna del Verbo-

se mece, recién nacida,

la Salvación de los pueblos.

Mira la Virgen al Niño

y mira al esposo luego.

Y el esposo, lentamente,

mira sin querer queriendo.

Busca un rostro de la tierra

y encuentra un rostro del cielo.

Y José, rendido en llanto,

dolido en culpa de celos,

en las manos de María

pone disculpas de besos.



Se perdieron en la noche

las dudas del carpintero.

La mirada de Jesús

sola desveló el misterio.





FIN

sábado, 19 de diciembre de 2009

A Schuster como a un clavo ardiendo


La afición del Xerez vuelve a agarrarse a Schuster como a un clavo ardiendo. Igual que en aquel ya lejano verano de 2001, en el que su sóla presencia en el banquillo dio algo de cordura al caos que -como hoy- asolaba al club, la mayor parte del xerecismo vuelve a depositar su confianza en el alemán como garante de la supervivencia deportiva e institucional del Xerez Club Deportivo.
Lo hace el aficionado sin conocer siquiera el proyecto, el capital o la solvencia de las personas que respaldan a Bernardo. Sin embargo, tiene la certeza de que, aun en el peor de los supuestos posibles, no empeorará la situación de la entidad a día de hoy.
Y me sumo a esta corazonada que va prendiendo en el xerecismo conforme siguen surgiendo dudas respecto al enésimo anuncio de venta de Morales. Vista el poco gancho que, a priori, parece tener del grupo argentino en la masa social, no estaría de más asirse a ese clavo ardiendo de quien podría devolver la ilusión y la unidad a una hinchada hastiada.
Lo de menos ahora es sacar a colación su fama de pesetero -¿de verdad alquien cree que Schuster no ganaría más dinero en cualquier otro sitio?- ; la influencia de Gaby, su ex mujer, en la contratación de fiascos sonados como Musa y Gaitán, en la tormentosa relación con Mendoza o en la frustrada firma de Sablic.
Ni siquiera importa mucho la inexperiencia como manager deportivo del alemán, que si bien ha triunfado como jugador y como técnico, entre bastidores su bagaje es pobre.
Schuster es el depositario de la confianza de la mayoría del xerecismo. Y eso, en los tiempos que corren, le convierte en un mirlo blanco.

domingo, 13 de diciembre de 2009

3-2: El Xerez también pasea su mediocridad en casa de un rival directo


En pocos campos lo va a tener el Xerez tan fácil esta temporada para llevarse los tres puntos como ayer en El Sardinero. Ante un rival directo en la lucha por eludir el descenso -aunque a este paso, los jerezanos no van a tardar mucho en quedarse fuera de la pelea matemáticamente-, el Xerez lo tuvo todo a su favor para haber sumado una victora que le hubiera permitido reengancharse a la competición.
Pero el Xerez, que parecía haber tocando fondo tras las tres últimas derrotas ligueros, demostró ayer que puede seguir rizando el rizo de la mediocridad.
Por lo visto ayer durante la mayor parte del esperpento de Santander -a eso no se le puede llamar ni siquiera partido de fútbol-, uno tiene que rendirse ante la avidencia de la fractura en la Primera división. Que el Racing y el Xerez de ayer puedan estar disputando la misma competición que Barcelona, Madrid, Sevilla o Valencia parece más una broma pesada al deporte rey que otra cosa.
Y eso que hubo cinco goles, pero el nivel exhibido por unos y otros es impropio de la que presume ser la mejor liga del mundo.
El Xerez ayer incluso se adelantó en el marcador, y lo hizo a los dos minutos, gracias a un remate en semifallo de Momo que se envenenó y que Bermejo cabeceó a gol en la misma línea.
El Racing acusó el palo, pero apenas apretó sacó a relucir las vergüenzas de una defensa xerecista de sainete, con Prieto y Aythami como actores principales. Tchité tuvo en sus botas el empate por dos veces tras sendos errores garrfales de los centrales azulinos, pero no anduvo fino.
Sí lo estuvo Lacen para anotar el 1 a 1 en el minuto 25, como también Arana para adelantar a los racinguistas en la reanudación. Antoñito empató para el Xerez a veinte del final, pero los de Ziganda no fueron a por un rival herido de muerte, que al final se creció y anotó el gol del triunfo por medio de Xisco.
Con un partido más, el Xerez cerrará el año como colista destacado de una Primera que le sigue viniendo enorme. Mucho más que al Racing, que ya es decir.
(foto: lavozdigital.com)

sábado, 12 de diciembre de 2009

Vendío está


Si lamentable, poco seria y nada profesional ha sido la última etapa de Joaquín Morales como dueño del Xerez, su salida por la puerta de atrás del club está siguiendo los mismos derroteros. Claro que antes habrá que verificar si se confirma su marcha. Después de tanto amago sin golpeo, hasta que no vea la firma ante el notario no daré nada por cerrado. Aquello de "vendío está", "mi palabra es ley" o "mi mano vale más que un notario" perdió toda credibilidad cuando Garrido primero, Nuchera después y últimamente Rodríguez de Rivera, fueron durante unas horas dueños del club hasta que Morales dijo digo donde antes era diego.

Lo de anteayer no es más que el vivo reflejo del esperpento en el que el Xerez se encuentra sumido. Morales confirma la venta oficiosa por teléfono a los periodistas, pero lejos de convocar una rueda de prensa o hacer público un comunicado dando oficialidad al asunto, se reune durante cinco horas en Dos Hermanas con los peñistas, aquellos a los que recientemente lanzó un órdago para que les comprara sus acciones y a los que ha dejado tirados de mala manera.

Por más que lo pienso, no entra en mi cabeza que algo parecido pueda ocurrir en alguno de los 19 equipos restantes de la Primera división. Que después de veinticuatro horas supiésemos hasta los güisquis que el personal se metió entre pecho y espalda durante la romería de Dos Hermanas, pero ni un sólo dato del presunto grupo comprador argentino es, cuanto menos, para poner en cuarentena lo del traspaso de poderes. Al menos hasta que no lo vea por escrito.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Morales confirma la venta de las acciones del Xerez a un grupo argentino

El Xerez tiene desde ayer nuevo propietario. Al menos es lo que confirmó ayer oficiosamente su todavía máximo accionista, el nazareno Joaquín Morales, que parece empeñado en recrearse en su esperpéntica gestión hasta el último minuto al frente de la entidad xerecista.
Y es que el club, sumido en un secretismo sospechoso e incomprensible, no lo comunicó oficialmente en todo el día.
Pese a ello, se sabe que un grupo argentino pasará a dirigir de manera inminente los destinos del club azulino, después de haber adquirido un 52% del paquete accionarial que Morales posee en el Xerez. Pero poco más se sabe de un grupo del que se ignora el nombre de sus responsables y su bagaje dentro del fútbol, aunque las fuentes consultadas aseguran que alguno de ellos tiene importantes contactos en el mercado mundial.
El propio Morales comunicó ayer personalmente a los representantes de las peñas el acuerdo para la venta de sus acciones. Y lo hizo en el transcurso de un almuerzo en Dos Hermanas. En teoría, el que pasará a ser accionista minoritario del club iba a ofrecer a los peñistas la venta de sus acciones, pero poco más ha trascendido.
Tratándose de Joaquín Morales, que en más de una ocasión ha dado el club por vendido sin que finalmente se haya cerrado la compraventa, la venta del Xerez habría que ponerla en cuarentena, al menos hasta que no quede cerrada ante notario.
En cualquier caso, el acuerdo con el grupo argentino cerró otras posibilidades abiertas. Entre ellas la de un grupo en el que se encontraba Bernd Schuster, y que era la mejor vista por la afición, debido al buen recuerdo que el alemán dejó en su paso por el Xerez. Asimismo, a última hora, otros dos grupos españoles trataron de presentar una oferta a Morales, pero fue en vano, ya que el mandatario azulino tenía prácticamente cerrado el acuerdo con los argentinos antes del pasado puente.
Si la llegada de Schuster hubiera supuesto una auténtica revolución en lo deportivo, ya que estaba previsto el desembarco de una nueva dirección deportiva, un cuerpo técnico y varios refuerzos, no se sabe de qué forma va a repercutir el aterrizaje del grupo argentino debido a la falta de noticias respecto a su proyecto deportivo.
Lo cierto es que en el entorno del Xerez se sospecha que los nuevos propietarios podrían apostar por dar continuidad al proyecto de este año, retocando al equipo con algunos refuerzos en el mercado de invierno que se abrirá antes de un mes para tratar de salvar la categoría.
A falta de un comunicado oficial con la confirmación de la venta y las pertinentes aclaraciones del propietario del club, la confusión sigue siendo la tónica dominante en un Xerez cuya primera plantilla trata de aislarse de todo el tema extradeportivo para centrarse en el partido del próximo domingo en Santander.

domingo, 6 de diciembre de 2009

La sombra alargada de Oliver


Me comentaba no hace mucho un conocido que Oliver le había llamado para saber si el Xerez había caído en invitar a los ex presidentes al palco del Bernabéu para ver el debú de los azulinos ante el Real Madrid en partido de Liga. Esa misma persona me aseguró que el otrora mandatario xerecista había comentado en sus círculos más próximos su intención de volver a hacerse con la mayoría de acciones del Xerez, esas que en su día vendió a Gil Silgado pese a no haberlas comprado nunca.

La verdad, no le concedí mucha importancia a un asunto algo surrealista si nos atenemos a los precedentes no tan lejanos.

Sin embargo, la noticia de que Schuster negociaba con Morales la compra del paquete mayoritario de acciones de éste me ha puesto de nuevo en lo peor.

Confieso que, en el fondo, la aparición del alemán en todo esto me ilusionaba, sobre todo por la posibilidad de que alguien con conocimientos deportivos pusiera orden en toda esta locura que amenaza con devolvernos a Segunda división mucho antes de que acabe el campeonato.

Pero la sombra alargada de Oliver puede con toda ilusión. Pensar que el aire fresco que necesita imperiosamente el Xerez pueda llegar de la mano de aquél que tanto daño hizo al club y que abrió una fractura en la masa social que aún hoy perdura, me produce como mínimo escalofríos. Por no hablar de la sensación de desamparo ante el incierto presento y el negro futuro que se nos avecina.

Que Dios nos coja confesados.

sábado, 5 de diciembre de 2009

0-2: El Xerez toca fondo ante un Atlético que confirma su recuperación


Novena derrota liguera de un Xerez que toca fondo. El equipo de Ziganda se medía a un Atlético de Madrid necesitado de puntos pero que se haya en franca recuperación, todo lo contrario que su rival de ayer.
Una buena primera media hora, en la que los de Quique Sánchez Flores se emplearon a fondo para anular las pocas luces de su adversario, fue suficiente para que el Atlético pudiera encarrilar un choque que nunca peligró.
Si hasta ahora al Xerez se le podía achacar poca efectividad ofensiva, pero no trabajo defensivo, ayer no estuvo acertado ni en una faceta ni en otra. Además, el doble pivote defensivo con Bergantiños y Keita daba como resultado una nula capacidad para crear juego, y además no evitaba que el cuadro atlético se hiciera con facilidad con el medio campo.
La impotencia habitual de los azulinos se agravó con una indolencia que provocó una pitada general coincidienco con el primer gol de Forlán. Si antes Forlán, Jurado, Agüero y Reyes ya habían podido adelantar a los colchoneros, esta vez el uruguayo no falló y aprovechó la autopista que le dejó Armenteros en el carril para encarar a Renan y batirle.
La ventaja atlético al descanso pudo ser mayor si Pérez Lasa hubiera visto una pena máxima de Renan sobre Agüero.
La última ocasión de la primera mitad y la primera de la reanudación fueron para el Xerez. Un libre directo de Carlos Calvo al que Asenjo le dio suspense al escurrírsele de entre las manos y un centro chut de Bergantiños que el meta rojiblanco sacó de la escuadra fueron sólo un espejismo de Xerez que otra vez se arrodilló ante un Atlético que de haber hecho más podría haberse llevado un saco de goles de Chapín.
Los de Quique se limitaron a esperar la enésima cantada de los locales en defensa para asestar la puntilla. Asunçao, ante la pasividad de Bergantiños, habilitó para el Kun, y este batió por bajo a Renan, pasada la hora de partido.
Para colmo, Ziganda no estuvo especialmente fino en los cambios. Hasta el ochenta no cayó en la cuenta de que el equipo necesitaba un hombre del perfil de Abel para buscar los huecos que sus compañeros no encontraban.
Cuando lo hizo ya fue tarde. Aún así, el Xerez, en superioridad numérica por expulsión de Domínguez, rozó el gol en un derechazo de Bergantiños que sacó Asenjo y en un cabezazo de Antoñito que igualmente sacó el meta atlético.
FICHA TÉCNICA
Xerez: Renan; Francis, Aythami, David Prieto, Casado; Carlos Calvo (Antoñito, m. 46), Bergantiños, Keita (Moreno, m. 70), Armenteros; Orellana (Abel, m. 79) y Mario Bermejo.
Atlético de Madrid: Asenjo; Valera, Perea, Juanito, Domínguez; Simao, Jurado (Antonio López, m. 85), Asunçao, Reyes (Maxi, m. 81); Agüero (Cleber, m. 76) y Forlán.
Árbitro: Pérez Lasa, del comité vasco. Amarillas a Casado y Forlán. Expulsó por doble amarilla a Domínguez (m. 84) y a Keita (m. 70), aunque éste último acaba de ser sustituido por Moreno.
Goles: 0-1 min. 29 Forlán; 0-2 min. 65 Agüero.
(Foto: as.com)

El sueño acaba en pesadilla


Decía el gran Luis Arconada, para muchos el mejor guardameta de la historia, que la ilusión por el fútbol tras quince años de brillante trayectoria e imborrables recuerdos como jugador había estado a punto de perderla en sólo dos semanas, las que duró como vicepresidente de la Real Sociedad, su club de toda la vida. Algo parecido debe haberle ocurrido a Carlos Osma.

Salvando las distancias, el ya ex presidente del Xerez hubiera preferido quizás conservar el regusto de su corta pero productiva etapa como jugador de campo gracias a su protagonismo en el inolvidable ascenso en la temporada 85-86.

Sin embargo, veinte años después, el destino a modo de carambola le dio la oportunidad de convertirse en el presidente del ascenso del Xerez a Primera divisón. Pero lo que parecía un sueño ha acabado convirtiéndose en una pesadilla para él y para su familia. El clima enrarecido que entre todos (directivos, políticos, aficionados y periodistas) nos hemos empeñado en crear en torno al club se ha cobrado una nueva víctima.

Ejerciten la memoria. No es la primera vez que un presidente del Xerez, con los ojos llorosos, comparece ante los medios para explicar que lo deja porque ha recibido amenazas. Ahora se podrá decir que Osma ha esperado a hacerse la foto con Florentino y Laporta para quitarse de en medio, que en casi nueve meses no ha sido capaz de firmar con el Ayuntamiento el maldito convenio o que se ha enterado por la prensa del enésimo intento de Morales por vender el club. Pero lo cierto es que en la conciencia de todos debe quedar el principal argumento expuesto para justificar su dimisión: las amenazas hacia él y su familia. Llegados a este punto, me pregunto si no estaremos jugando con fuego.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Dimite el presidente del Xerez, Carlos Osma, tras denunciar haber recibido amenazas


El presidente del Xerez Deportivo, Carlos Osma, ha presentado su dimisión irrevocable como presidente y miembro del consejo de administración, tras denunciar haber recibido amenazas. Osma, que el pasado 19 de marzo sustituyó en la presidencia a Joaquín Bilbao tras verse implicado el anterior mandatario en un tiroteo a las puertas de un pub, deja el cargo después de haber vivido los momentos más importantes en la historia del club, como el primer ascenso a la Primera división, el 13 de junio, el primer partido oficial al Santiago Bernabéu o la visita a Chapín del Barcelona.
Sin embargo, justo un día después de que el Xerez lograra plantar cara al mejor equipo del mundo, Osma ha dimitido como presidente por razones "puramente personales" y desvelaba haber "recibido amenazas hacia mí, hacia mi señor y mis hijos". El ya ex presidente, que no quiso dar más detalles al respecto, explicó que "soy del Xerez, vivo en Jerez y mi profesión no es ser presidente del Xerez, sino otra y tengo que atenderla".
Especialmente crítico se mostró con "el ambiente negativo que existe desde que hemos subido a Primera". En este sentido, recordó que "no es normal que en el primer consejo de administración de un club que acaba de subir a Primera tenga que salir escoltado el máximo accionista. En esta ciudad tenemos una crisis galopante y el número de parados que hay en JUerez es terrible, pero de eso no se habla, sólo de los problemas internos de un club modesto".Osma reconoce que le duele todo esto "porque no estamos aprovechando el momento de un equipo en Primera. Es una pena que al tercer partido se diga que el equipo está en Segunda".
Carlos Osma recuerda que "en su momento, el club em necesitó en la presidencia y acepté gustosamente, pero cuando he recibido amenazas creo que sobro. Quiero estos colores, pero lo mejor que hago es apartarme y seguir apoyando al Xerez, como siempre. Los colores los llevo dentro, pero a mi familia no puede afectarle esta situación".El ex mandatario azulino asegura que sería "muy fácil estar y no ayudar, pero esto no es una decisión de ayer, sino de hace mucho tiempo. El consejo lo sabía, pero entonces no era el momento porque perjudicaba al Xerez. Ahora hay una ley concursal que ha sido aceptada, y mi trabajo en el club ya ha terminado".Osma se marcha con la conciencia tranquila por la labor cumplida: "He estado a las duras y a las máduras. El tema económico está más que controlado y el hecho de que yo estuviera o no tampoco iba a afectar mucho. Hace un par de meses que la familia me lo estaba pidiendo, y ante todo está ella".
En la rueda de prensa en la que presentó su dimisión, Carlos Osma compareció solo, si nadie del consejo de administración ni del club arropándole, al contrario de lo que sucedió hace ocho meses y medio, cuando relevó a Joaquín Bilbao.
La razón es que el director general, Antonio Fernández Monterrubio, tenía que atender un problema familiar delicado y que el máximo accionista, Joaquín Morales, se encontraba en Madrid.
El motivo de la presencia de Morales en la capital de España obedecía a que estaba tratando de acelerar las gestiones para cerrar, por enésima vez, la venta del club. Aunque durante el día se aseguró que detrás del grupo inversor podrían estar el ex presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, y el propio Bernd Schuster, desde el entorno de Morales se demintió este extremo.

0-2: Dos goles de Henry e Ibra sirven a los suplentes del Barça para superar al colista


El Xerez sólo aguantó un tiempo ante un líder que, sin disputar un buen partido, sí supo ser práctico para cumplir su objetivo de sumar los tres puntos en casa del colista.
Los jerezanos lograron lavar la mala imagen ofrecida el pasado fin de semana en Getafe, pero siguieron mostrándose igual de romos en ataque que durante toda la temporada. Bien armados en defensa y con mucha orden y disciplina, lograron contrarrerstar el demoledor potencial ofensivo azulgrada en una primer mitad bastante equilibrada.
De entrada, los de Ziganda dejaron sus complejos en el vestuario y se emplearon a fondo para no dejarse apabullar por el líder. El Xerez se dejó la piel, pero toda la entrega del mundo no es suficiente para manejarse con cierta solvencia por la Primera división.
Y menos ante un Barça que, a la menor oportunidad, te sentencia. Sin balón, los de Guardiola sufrieron más de la cuenta en un primer acto en el que las ocasiones no abundaron. Un disparo de Henry, a pase de Alves, que remató muy alto y un par de remates de Touré y Chygrynskiy tras sendos servicios de Xavi fueron todo el bagaje ofensivo visitante. Por parte local, ni eso, dos lanzamientos lejanos de Carlos Calvo y Bergantiños sin dificultades para Valdés.
Pese a todo, la parroquia azulina llegó al intermedio satisfecha con el momentáneo empate ante todo un Barça.
Sin embargo, los catalanes tardaron justo un minuto en la reanudación para romper las tablas. Maxwell aprovechó un error en la cobertura de la zaga local para servir desde la izquierda a Henry y éste peinó lo justo para anotar entre Renan y el larguero.
Jarro de agua fría nada más comenzar que hacía presagiar un nuevo canasto de goles en contra.
Más de una hora de partido tardó el Xerez en disponer de un saque de esquina. Sin embargo, rondó el gol tras un centro de Orellana que Aythami, desequilibrado, cabeceó alto.
Guardiola fue dando salida a lo mejor de su banquillo para evitar sorpresas. Ibrahimovic, Messi e Iniesta lograron con su empuje encerrar en su campo a un Xerez que sabía del peligro de sumar más efectivos al ataque.
Así, los azulinos apenas inquietaron el área de Víctor Valdés, mientras que el Barça dispuso de un par de acciones claras antes del segundo gol. Con el tiempo cumplido, Messi aprovechó un regalo de Francis para encarar a Renan y disparar a la cepa del poste. A renglón seguido, un envío de Messi desde la derecha fue rematado al lateral de la red por Iniesta con todo a su favor.
Cuando el partido parecía abocado a la victoria barcelonista por la mínima, Ibra ganó la espalda la defensa y elevó el balón ante Renan redondeando un triunfo que deja más líder al Barça y más colista al Xerez.
(Foto: lavozdigital.es)

lunes, 30 de noviembre de 2009

Aquí está el peligro


No era normal que con lo poco que habíamos puntuado, hasta las once menos diez de la noche de ayer -hora en la que terminó el Atlético-Español, con goleada de los rojiblancos, que son los que marcan la permanencia- el Xerez siguiera sumando números de salvación. Sabíamos que, tarde o temprano, los de Quique Sánchez Flores iban a reaccionar, y ese momento ha llegado.

Y lo ha hecho quizás en la semana menos oportuna. En algo más de cuarenta y ocho horas visita Chapín el Barça, por lo que probablemente dentro de setenta y dos el Xerez podría seguir siendo colista, pero con un partido más que el resto de rivales.

Lo dramático es que el sábado nos visita el "Pupas", con los Agüero, Forlán, Reyes y Simao en plena escalada. En condiciones normales, el domingo por la noche tendremos que empezar a ver los puestos de salvación con prismáticos, justo lo que queríamos evitar a toda costa antes de las Navidades. Nuestro consuelo es que los partidos, antes de ganarlos, hay que jugarlos.

El que avisa no es traidor, y ya advertíamos que los choques ante Valladolid, Sporting y Getafe eran claves para sumar un colchón de puntos que nos permitieran tomar oxígeno ahora que llegan curvas peligrosas.

Pero, cuando teníamos que estar todos a una, nos hemos perdidos en debates estériles: que si firmas, que si Franco o Armando Bronca Segura, que si vendo, que si te compro, que si no tengo dinero...

Al final, el saldo de dos puntitos, por muy injusto que fuera el empate ante el Sporting y por muy riguroso el penalti y la expulsión de Prieto el domingo, nos dejan con el agua al cuello.

Hasta Pascuas, nos conformaríamos con sumar los tres puntos en El Sardinero, para no entrar en el Año Nuevo más cerca de Segunda que de Primera.

Los que van a volver a tener unas vacaciones moviditas son Rondán y Poyatos. Sin un chavo, van a tener que hacer encajes de bolillos para que este Xerez no sólo no se desfonde, sino que no termine haciendo el ridículo -con en Getafe- en su año más histórico. Confío que lo de "Maldogol" -vaya tela- y lo Orellana -más que "Poeta", un "poema"- haya servido de lección.

domingo, 29 de noviembre de 2009

5-1: El árbitro golpeó primero en la goleada al Xerez, humillado en Getafe


El Xerez disputó ayer en Getafe el partido más de largo de su incipiente historia como equipo de Primera división, y no porque al colegiado se le quedara parado el cronómetro ni porque el "trencilla" concediera un tiempo añadido fuera de lo normal.
Al conjunto jerezano se le hizo eterna la última media hora en el Coliseo Alfonso Pérez porque antes, en poco más de un cuarto de hora de juego, había encajado la friolera de cinco goles, tres de ellos de Roberto Soldado.
La debacle xerecista en Getafe tuvo su punto de partida en el minuto 43. Hasta ese instante, el partido había estado bastante equilibrado, con pocas ocasiones por ambos bandos, y un gol del Xerez, logrado casi sin querer con la coronilla por Aythami, diez minutos antes.
Sin embargo, a dos del intermedio, un error defensivo impropio de un equipo de Primera permitió a Soldado ganarle la espalda a la zaga y batir a Renan, después de rechacer éste un primer remate del ex madridista.
El empate descompuso a los de Ziganda, pero mucho más al colegiado asturiano Muñiz Fernández, que con el tiempo añadido casi consumido, se inventó una pena máxima de David Prierto a Parejo, con la consiguiente expulsión del central cedido por el Sevilla.
Soldado no perdonó, le daba la vuelta al marcador y dejaba herido de muerte al Xerez.
Lo que nadie esperaba es que el Xerez hubiera quedado tan tocado para recibir otros tres goles seguidos nada más reanudarse el partido.
De forma incomprensible, los azulinos volvieron a bajar los brazos, como ya hicieron antes en el Bernabéu o en Chapín ante el Dépor, y protagonizaron una rendición tan vergonzosa como incomprensible.
Con media hora todavía por delante y cinco goles ya encajados, los aficionados jerezanos se temían lo peor.
Afortunadamente para el buen nombre de la entidad, y para el orgullo de los jugadores del Xerez a los que les pueda llegar a importar el escudo que defienden, el Getafe levantó el pie del acelerador, de lo contrario podríamos estar hablando ahora de una de la mayores goleadas en la historia de la Liga.
En quince minutos, el Xerez se dejó la buena progresión experimentada a base de trabajo y esfuerzo y, de paso, el crédito como aspirante a luchar por permanecer en la categoría.
Ante un Getafe vulgar, que de la mano de Míchel ha perdido el encante que transmitía con Schuster, Quique o Laudrup, el Xerez tenía una oportunidad de oro para tomar oxígeno ante las visitas consecutivas a a Chapín en menos de cuatro días de Barcelona y Atlético.
Ahora ya, el margen de error se estrecha.
(Foto: lavozdigital.com)

sábado, 28 de noviembre de 2009

¿Y ahora qué?


Comparto que el tiempo de Joaquín Morales en el Xerez pasó hace mucho, que su gestión no ha sido buena y que el equipo está en Primera a pesar de su torpeza y de su "espantá" hace casi dos años. Sólo por estos motivos aceptaría alinearme con las miles de personas que han pedido su marcha, aunque alguna tenga identidad falsa o sea repetida, una torpeza supina que resta crédito a la iniciativa y por la que ha pedido disculpas mi buen amigo y presidente de la FPX, Carlos Corchado.

Y lo haría, por ejemplo, si supiera en manos de quién quedaría el club, que los nuevos dueños tendrían la solvencia económica de la que adolece desde hace mucho Morales y que no llegarían a cambio de favores políticos que, en un momento dado y por mano del diablo, pudieran poner en riesgo su compromiso con el club.

La invitación de Morales a peñistas, aficionados y socios para que le compren sus acciones debería obtener respuesta por parte de la plataforma "Salvemos del Xerez" para salvaguardar su credibilidad. Imagino que sus responsables, que representan a miles de aficionados xerecistas, tendrían previsto que algo así podía ocurrir, habida cuenta de la inexistencia a día de hoy de un grupo que quiera comprar.

No vale ahora mirarse unos a otros preguntándose ¿qué hacemos? Entiendo que para pedir masivamente la marcha de los actuales gestores hay que tener preparado un relevo. Y si éste no viene de fuera, porque no se fía de las cuentas o porque la coyuntura no lo permite, tendrá que salir de casa.

Aunque sé que es políticamente incorrecto, mantengo que Joaquín Morales es persona. De lo contrario, por ejemplo, no hubiera accedido a recibir en mano las miles de firmas que le sentencian. Fue una prueba de humildad cuando lo más fácil era echar por delante a Antonio Fernández Monterrubio.

Alabo el gusto de Morales y, desde esta tribuna, le felicito por ello. Ahora sólo le deseo que las cuentas del club se aclaren, que el comprador, ya sea de aquí o de fuera, dé la cara de una vez y que sus días al frente del Xerez estén contados. Por el bien de todos.
(Foto: as.com)

domingo, 22 de noviembre de 2009

0-0: Los palos y Juan Pablo salvan al Sporting de caer goleado ante un Xerez muy superior


El Xerez hizo todo lo que pudo, y un poco más, para sumar ayer en casa ante el Sporting de Gijón su segundo triunfo liguero. Menos goles, el partido tuvo de todo: alternancia en el juego, lucha y entrega sin cuartel, emoción y claras ocasiones.
En la primera mitada las fuerzas estuvieron más niveladas. Azulinos y rojiblancos se entregaron por entero desde primera hora a la búsqueda de los tres puntos.
El primero en dar fue el Xerez. El malí Keita, de lejos el mejor del partido, se encontró con un balón rechazado en corto dentro del área que estrelló en el travesaño.
La respuesta sportinguista no se hizo esperar. De libre directo, Angel estrelló también el cuero en el palo de la portería de Renan.
De nuevo la madera fue decisiva para que el marcador no se moviera. Esta vez, De las Cuevas disparó mordido, y entre el meta xerecista y el poste evitaron el primer gol.
El papel de Keita no sólo fue sobresaliente en la destrucción del juego asturiano en la zona ancha. El africano se incorporó con peligro al ataque, como en un testarazo que Juan Pablo repelió bajo palos poco antes del descanso.
Sin embargo, antes del pitido, todavía tuvo tiempo el Sporting de poner en aprietos a Renan. Fue en un disparo de De las Cuevas que se perdió rozando el palo.
En la segunda mitad se rompió la igualdad por el mayor empuje local. El Xerez se conjuró en la casete para pasarle por encima a los gijoneses, y a fe que lo lograron.
Sobrado en todas y cada una de sus líneas, el segundo acto de los de Ziganda fue para enmarcar. El Sporting no tuvo opción ante el vendaval de juego local.
Antoñito empezó a enseñar los dientes con un remate imposible que repelió el poste a los once de la reanudación. Tres minutos después, un centro chut de Armenteros obligó a Juan Pablo a emplearse a fondo.
Pero la mejor del meta donostiarra del Sporting estaba por llegar. A la salida de un córner, y tras una serie de rechaces, Keita remató en una media chilena que obligó a Juan Pablo a sacar el balón de la misma escuadra.
Juan Pablo redondeó su sobresaliente actuación sacando junto al palo un cabezazo de David Prieto.
Pese a la falta de acierto ante el gol, el Xerez sigue demostrando que poco a poco va tomándole el pulso a la categoría.
(Foto: elcomerciodigital.com)

viernes, 20 de noviembre de 2009

Mucho que aprender


Aunque el pasado glorioso de esta centenaria entidad no admita comparaciones (un subcampeonato de Liga, dos de Copa y seis participaciones en la Uefa), la historia reciente del Sporting de Gijón le convierte en referente para un club como el Xerez. El Sporting de Preciado y Vega Arango no sólo mira al pasado -con sus 38 temporadas en Primera división, siendo el décimoquinto mejor equipo de España, si atendemos a la clasificación histórica de la Liga-, y en el presente es todo un modelo de buen hacer.Sin esperarlo, el proyecto deportivo liderado obtuvo sus frutos antes de lo previsto y hace dos años se plantó en Primera con un equipo joven y sin apenas experiencia. Pese al frustrante arranque, los gijoneses fueron de menos a más, y acabaron salvando la categoría en el último partido.En esta progresión espectacular, a falta de liquidez para poder tirar la casa por la ventana y llenarle los bolsillos a los representantes e intermediarios en el mercado de invierno, la única clave fue la unión, el trabajo y la paciencia de una hinchada que demostró que, a pesar de los diez años en el "infierno" de la Segunda, seguía siendo de Primera en muchas cosas.Conseguido el objetivo, había que seguir con la política de austeridad y sentido común. Con apenas tres fichajes, entre ellos los descendidos Juan Pablo y Rivera, el trabajo de Preciado y los suyos les convierten en la revelación de la competición.Aunque muchos aseguran que es imposible implantar el modelo inglés en España, las cinco temporadas de Preciado en el banquillo asturiano aconsejan a nuestros mandatarios a plegar velas.Mientras, en Jerez apuesto a que si mañana no ganamos volverán a entonar por enésima vez aquello de "Ziganda, vete ya". Normal, porque aquí nos queda mucho que aprender.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Antoñito, sí o sí


Me lo temía, y así lo escribía en esta misma tribuna hace algunas semanas, Antoñito debe ser titular indiscutible en el Xerez. Visto lo visto, el sevillano es el único jugador de la actual plantilla capaz de hacerle temblar las piernas a la defensa más compacta de la Primera división.Hasta el pasado martes, en los ratitos que Ziganda le había dado, poco o nada pudo demostrar, pero por fin el otro día se encargó él solito de desquiciar a la zaga del Osasuna, que no es cualquier cosa. Sin Antoñito, los números son abrumadoramente negativos de mediocampo hacia adelante. En once partidos oficiales, cuatro goles, de los cuáles tres no debieron subir al marcador por falta previa, y otro más, el de Bermejo ante el Villarreal, llegó tras un error de marcaje impropio en la elite de nuestro fútbol. El dato positivo es que el Xerez tiene llegada, y que las ocasiones de gol, aunque no haya quien las culmine, van a más conforme pasan las jornadas. En mi opinión, los hombres de Ziganda van adquiriendo el equilibrio necesario para, al menos, aspirar a no descolgarse de la lucha por el descenso, que es el objetivo más razonable atendiendo a las evidentes limitaciones.Sin embargo, la única chispa del Xerez en ataque calienta banquillo cada jornada. Ziganda,que es un currante nato y un estudioso del fútbol, ha dado todas las vueltas posibles para dar con el once ideal. Después de muchas pruebas, algunas más discutidas que otras, el equipo tipo va adquiriendo forma, pero mucho me temo que sin "don Antonio" al Xerez le seguirá faltando ese ingrediente imprescindible para lograr cualquier objetivo en el fútbol: el gol.

(Foto: www.estebanperezabionfotografo.blogspot.com)

martes, 10 de noviembre de 2009

1-0: Antoñito se reivindica en la Copa, pero no puede evitar la eliminación del Xerez


El Xerez no mereció caer derrotado en su visita al Osasuna, pero tampoco se hizo acreedor de continuar en la Copa, competición que acabó dejando debido a los dos goles recibidos en la primera mitad del encuentro de ida disputado en Chapín.
Pese a jugar con un buen número de suplentes, el equipo de Ziganda fue un calco al de la Liga. Bien plantado atrás y anulando los puntos fuertes del rival, arriba se mostró romo en el primer acto, mejorando notablemente en el segundo.
Suyas fueron las mejores ocasiones del partido, en especial las que partieron de las botas de Antoñito, revulsivo azulino en la reanudación. El sevillano estrelló un balón en la escuadra y dio medio gol a Mario Bermejo, que cruzó en exceso, en una segunda parte de claro dominio visitante.
Al final, el Xerez llegó pero no pegó y el equipo de Camacho, a la contra, anotó el único tanto del partido, obra de Dady.
De esta forma, los azulinos no sólo caen apeados de la Copa, sino que prolongan una preocupante falta de gol. De momento, en once partidos oficiales, sólo lleva firmados cuatro tantos. De ellos, ni uno sólo lejos de Chapín.
(Foto: noticiasdenavarra.com)

domingo, 8 de noviembre de 2009

0-0: El Xerez sigue sin marcar como visitante, pero corta su racha negativa


El Xerez volvió a sumar, tras dos semanas sin hacerlo, pero lo sigue haciendo demasiado poco a poco como para poder escapar de los puestos de descenso.
La de ayer en Valladolid parecía una buena ocasión para haber inaugurado el casillero de victoria como visitante, aún inédito, pero a los azulinos les sigue costando un mundo hacer gol, y así es complicado sorprender a cualquier rival, por modesto que éste sea.
En Zorrilla se vio a un Xerez bien plantado, si bien los pucelanos tampoco tuvieron su tarde. Ziganda apostó por el mismo esquema que ante el Sevilla, junto a los recuperados David Prieto y Armenteros.
El resultado, como ante el equipo de Manolo Jiménez, fue el mismo: entrega total y efectividad cero. Los de Ziganda se batieron el cobre y en la primera mitad no desentonaron ante un rival que mostró poco empuje en el primer acto.
El Xerez llegó poco a las inmediaciones del portal vallisoletano, pero ya hizo más que el equipo de Mendilíbar, abroncado cuando se dirigía a vestuarios. Todo el bagaje ofensivo en 45 minutos de tedio fue una colada peligrosa de Nauzet abortada a tiempo por Francis y dos acciones de Orellana. En la primera, al chileno se le fue el control y no pudo definir ante Justo Villar. En la segunda, habilitó a Mario Bermejo, que sobre la sirena lo intentó de chilena pero el disparo le salió centrado.
La reanudación ofreció un partido más abierto y con ocasiones. El Valladolid salió dispuesto a acallar las críticas de su afición, y a punto estuvo de lograrlo Diego Costa, que contó con un mano a mano ante Renan que le ganó el meta brasileño del Xerez.
La réplica andaluza llegó de nuevo en las botas de Orellana, pero al chileno volvió a fallarle el último control y desbarató la clara ocasión.
Ziganda quiso dar algo más de mordiente al Xerez dando entrada a Antoñito. En el primer balón que tocó habilitó a Mario Bermejo, pero el cántabro demostró que lo suyo no es la velocidad.
Con el pescado vendido para un Xerez romo en ataque, el Valladolid se volcó en busca del gol, que no encontró por la falta de puntería de los locales y por la buena actuación de Renan.
El Xerez acabó el partido con diez por expulsión de David Prierto, y Mendilíbar y Ziganda también vieron el camino de los vestuarios antes de tiempo.
(Foto: marca.com)

sábado, 7 de noviembre de 2009

Como champiñones


"Aquí hay aficionados muy atrevidos, que pretenden dar lecciones, imponer sus criterios sin escuchar y hablarle de igual a igual a un profesional del fútbol". Esta frase me la dijo hace años en una entrevista mi buen amigo Miguel Gail, al que dicho sea de paso no se le ha reconocido el papel clave que desempeñó en la temporada del último ascenso a Segunda que coronó Máximo Hernández.Gail no contaba con que un sector de esa afición no le iba a perdonar nunca esa afirmación y, aunque mantuvo siempre al equipo en puestos de liguilla, sus fuertes discrepancias con Luis Oliver le acabaron costando el puesto.Y me viene esta frase a la cabeza casi diez años después ante la alarmante proliferación de técnicos sin título ni cualificación en las gradas de Chapín. Justo el año en el que todo tendría que ser distinto, en el que todos deberíamos estar aprendiendo de la nueva experiencia y madurando a pasos agigantados, en el que la paciencia debería ser nuestro principal arma para hacernos más fuertes ante los reveses que estamos sufriendo y que sufrimeros, los "Capello´s" de pacotilla nos crecen en las tribunas como los champiñonesEs verdad que todos llevamos un entrenador dentro, pero aquí nos estamos pasando un pelín. En los últimos días he llegado a oir sandeces del calibre de: "menos mal que Ziganda está rectificando", "por fin se ha dado cuenta de que teníamos razón" o "yo ya dije que teníamos que jugar con dos delanteros". Sin entrar a valorarlas, me pregunto en qué curso nacional de entrenadores habrán coincidido con Ziganda todos estos seleccionadores en potencia.Venga hombre, vamos a cortarnos poquito, dejemos trabajar a quienes -no lo duden- se están dejando la piel y echémosle a esto algo de humildad porque, a lo peor, cuando se nos bajen los humos ya es tarde.

domingo, 1 de noviembre de 2009

0-2: Dos zarpazos de calidad del Sevilla decantan un derbi marcado por la igualdad


Lejos del derbi desigual que muchos pronosticaban. Más allá del sonrojo que iba a producir el marcador final para la familia xerecista, el esperado Xerez-Sevilla de ayer deparó tan buenas sensaciones en la parroquia local que muchos escépticos tienen ya algo a lo que aferrarse para soñar con la salvación deportiva de su equipo.

Y es que, independientemente del marcador final y de que los de Ziganda encajaran la tercera derrota consecutiva en menos de una semana, la actitud del equipo sobre el campo invita a la esperanza. Ayer no hubo críticas hacia el banquillo, no se recurrió al blanco fácil del entrenador. Y no se hizo simplemente porque lo que cambió ante el espectador fue la gran disposición y la intensidad con la que se emplearon unos jugadores que, a poco que sepan o quieran mantener este nivel, pueden darnos este año muchas más alegrías de las que pensábamos.

Porque, por fortuna, no todos los fines de semana nos mediremos a plantillas de tantos quilates como la sevillista y, haciéndolo como ayer, pocos puntos más se deben escapar de Chapín y muchos quedan por conseguir lejos de nuestro feudo.

Al final, sobre en el terreno de juego actuaron once contra once, y el abismo que separa a ambas entidades en lo deportivo y lo institucional, no lo fue tanto.

Los xerecistas se emplearon al 200% y el Sevilla tuvo que ponerse el traje de faena y remangarse para sacar buena tajada del Municipal jerezano.

Lo reconoció el propio Jiménez tras el choque: "Si no llegamos a trabajar como el Xerez, igual empatamos o perdemos el partido". Y así pudo ocurrir. Lo único es que los sevillistas se emplearon tanto o más con los locales, y en igualdad de entrega, al final es la calidad la que marca las diferencias.

Dicho y hecho, en los minutos finales de ambos períodos salió a relucir el genio de los astros del Sevilla, y primero Negredo y, casi al final, Luis Fabiano demostraron que la calidad hay que pagarla.

Pero el resultado, sin me apuran, es lo de menos. Me quedo con las buenas sensaciones que me transmitió el equipo. Sin David Prieto, sin Mendoza, sin Armenteros, piezas básicas en los azulinos, el Xerez no desentonó ante uno de los mejores equipos del mundo.

La consigna parece clara. Tratar de mantener la misma actitud en lo venidero, y aprovechar la eclosión de futbolistas muy aprovechables como Orellana, Bergantiños o el propio Casado, que se reveló como una alternativa válida para Mendoza.

Por contra, Carlos Calvo sigue sin estar al nivel mínimo exigido en una categoría como esta, y Momo ni está ni se le espera.


(Foto: www.as.com)

sábado, 31 de octubre de 2009

No se come los polvorones


Por lo que veo, más de uno ha adelantado ya los adornos navideños al mes de octubre. No me equivoco si auguro que este año, por mor de la crisis en la que seguimos, van a batirse todos los registros. Pero ni aún así creo que Ziganda vaya a comerse los polvorones en el Xerez.Aunque van a más los que lo tachan de conservador y ultradefensivo, en mi opinión Ziganda arriesga más de la cuenta.Me explico. El Xerez jugaba de fábula al principio, pero ni sumamos ni marcamos, y encima encajamos 11 goles en cuatro partidos. En las cuatro jornadas siguientes, el juego ha sido feo, pero sumamos cinco puntos, marcamos tres goles y nos han colado otros tres. El problema para el "Cuco" es que, mientras los resultados le acompañen, la afición -mal que bien- aguantará lo que le echen. Pero su paciencia será mucho más limitada cuando se produzca el menor tropiezo, como en Tenerife o el miércoles en la Copa.Ziganda sabe cuáles son sus mimbres y que nuestro sino es aguantar y sufrir. Si esto le importara un pimiento o no supiera lo que se trae entre manos, el navarro se relajaría, desencorsetaría al equipo y ancha es Castilla. Pero me temo que a Renan le iban a faltar manos para sacar balones de su portería, aunque igual el público se iba para casa menos cabreado y no reparaba tanto en el banquillo.Llevo semanas discutiendo sobre este particular con "MABS" y "Wakisney", los dos seguidores más fieles de mi blog, pero no hay forma de lograr un punto de encuentro. Decía André Maurois que "la importancia de los acontecimientos siempre escapa a quienes los han presenciado". Algo parecido nos está pasando con el momento actual del Xerez. Sigan disfrutando, y de veras que no es masoquismo.

miércoles, 28 de octubre de 2009

1-2: Una pésima primera mitad deja al Xerez con pie y medio fuera de la Copa


El Xerez tampoco puede enjugar en la Copa sus penurias ligueras. Los azulinos mostraron dos caras bien distintas ante el Osasuna. Una primera pésima, en la que fueron claramente superados por un cuadro navarro que hizo lo justo para llegar al descanso con dos goles de ventaja que pueden ser suficientes para la vuelta. Y una segunda en la que los de Ziganda estuvieron más entonados, aunque no pudieron darle la vuelta al marcador.
Tanto Ziganda como Camacho reservaron a la mayor parte de sus titulares para los importantes envites del fin de semana ante Sevilla y Barcelona, respectivamente. Esa circunstancia la notaron ambos equipos, ya que les costó arrancar más de la cuenta. En el caso de los jerezanos, mucho más, por lo que cuando se dieron cuenta, la eliminatoria se les había puesto en chino.
Dos zarpazos en ataque en cinco minutos bastaron a los pamplonicas para, a partir de ahí, dedicarse a nadar y a guardar la ropa.
Mientras, un Xerez herido en su orgullo, sacó la casta que la había faltado hasta entonces y fue entrando en el partido cuando más alejado estaba.
La progresión de los locales se demostró en la segunda mitad, en la que pasaron literalmente por encima de un Osasuna peligrosamente conformista.
El chileno Orellana fue una pesadilla para la defensa navarra, y la presencia de Armenteros y Momo un peligro constante para las huestes rojillas.
Abel pudo meter antes en el partido a los azulinos con un intencionado disparo que obligó a lucirse a Roberto, sin embargo fue Maldonado el que acortó distancias para su equipo al transformor en gol un buen pase de cabeza de Redondo.
Con tiempo por delante, el Xerez daba la impresión no sólo de poder empatar, sino de darle la vuelta al partido. Sin embargo, la errónea decisión de Ziganda de retirar del campo a Orellana por Michel acabó con toda la movilidad del Xerez en ataque.

domingo, 25 de octubre de 2009

1-0: Al Xerez no le dio esta vez resultado su conformismo y cayó por la mínima en Tenerife


Después de tres jornadas invicto, el Xerez volvió a caer en Liga, y lo hizo ante un rival directo en la lucha por evitar el descenso. En Tenerife, el Xerez mostró su lado más conservador, pero que tan buen resultado le había dado en los últimos compromisos, al menos en el marcador.
Ziganda apostó por un equipo más defensivo que ante el Villarreal y quiso cimentar un buen resultado lejos de Chapín en la contención del equipo de José Luis Oltra.
Y lo cierto es que le fue bien durante buena parte del choque. El Xerez pareció querer tentar la suerte desde el pitido inicial, pero en realidad su objetivo pasaba por llegar al último tramo del partido con posibilidades de sacar algo de tajada.
La principal pesadilla azulina llegaba en las conexiones Román-Nino. Afortunadamente para los de Ziganda, el punta almeriense no tuvo su tarde ante el gol, de lo contrario la aventura jerezana en Santa Cruz hubiera acabado mucho antes.
El Xerez apenas sí existió de mediocampo hacia adelante en la primera mitad. El intermedio tampoco sirvió para mejorar la imagen del equipo en la reanudación. Es más, los locales insistieron más en su fútbol bien hilado y profundo para intentar perforar el portal de Renan.
De nuevo Nino fue el primero en intentarlo, sin suerte. Aunque la ocasión más clara llegó a los cinco minutos, cuando Juanlu botó un córner que Román cabeceó picado y Armenteros salvó bajo palos.
Un minuto después, una buena jugada de ataque al primer toque de los de Oltra posibililtó un pase a Nino que en boca de gol no llegó en ventaja para empujar a gol, chocando con Renan.
La desesperación chicharrera iba a más conforme pasaban los minutos y caían las ocasiones desaprovechadas.
A la hora de juego, Ziganda movió ficha y el equipo lo agradeció. Retiró a Carlos Calvo e hizo debutar al internacional chileno Orellana, que le dio otro aire y más profundidad al Xerez.
Mario Bermejo estuvo más asistido, y suyas fueron las dos llegadas más peligrosas del equipo en todo el choque. En la primera, un disparo en carrera fue repelido por Aragoneses. En la segunda, su chut se marchó algo desviado.
Con el Xerez por la labor de luchar por el partido y con la entrada de Antoñito en el campo, el "runrún" se apoderó del Heliodoro Rodríguez. Pero cuando más y mejor tocaba el Xerez, una acción por la izquierda de Omar dio origen al centro que el sevillista Alfaro cabecearía a gol.
Colorín, colorado a la postre para un Xerez, que con el tanto encajado fue incapaz de responder al tanto local. De ahí al final, la mejor aproximación fue un chut lejano de Abel que se marchó por encima de la portería.

viernes, 23 de octubre de 2009

El genio de Antoñito


No tengo dudas de que en mi equipo Antoñito jugaría siempre de titular. Es genial, desequilibrante, mágico, brillante, talentoso y artista. En un gesto, con un detalle, te puede resolver un partido, como ocurrió el domingo ante el Villarreal, gracias en parte a la manita que nos echó el colegiado, que ya era hora. Siempre me han gustado este tipo de jugadores. Crecí disfrutando con Eloy en el viejo Domecq, pasé mi adolescencia deleitándome en Chapín con la magia de otro "once" de lujo, Dante Sanabria, y ahora, entre la juventud y la madurez, saboreo cada detalle del que llaman el "Romario del Polígono San Pablo".
Y afirmo esto desde mi perspectiva de aficionado y periodista, que no de entrenador. Porque no vale mirar para otro lado y negar que a lo largo de su ya dilatada carrera profesional, el sevillano casi nunca ha sido titular indiscutible para ninguno de sus técnicos. Después de salirse con el filial sevillista en Tercera y despuntar en su primera cesión en el Recre, apenas tuvo acomodo en el once inicial del Sevilla de Joaquín Caparrós. Sí tuvo algo más de continuidad en Santander, donde fue uno de los artífices de la permanencia, pero de nuevo a las órdenes de Alcaraz, esta vez en Murcia, Antoñito salió pocas veces de inicio. Ya en el Xerez, donde recaló hace tres campañas porque no pocos clubes recelaban de su falta de continuidad, nunca fue fijo ni con Rondán primero, ni con Casuco después, ni siquiera con el mismísimo Esteban Vigo. Ahora, con Ziganda, ocurre otro tanto de lo mismo.
La titularidad de Antoñito se impone como cuestión de Estado en nuestra patria chica. Pero, aunque el genio nos ciegue de vez en cuando con su indiscutible arte, para los que entienden de verdad de esto -o al menos deberían- debe haber secretos inconfesables que se nos deben escapar al resto de los mortales. Supongo que, como a muchos artistas, al sevillano le sobrará de magia lo que le falta de trabajo y de entrega en el campo. Y ahí, amigo, me callo y me refugio en la sabiduría de Oscar Wilde, quien dijo: "Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista".


(Foto: diariodejerez.es)

domingo, 18 de octubre de 2009

2-1: El Xerez confirma su mejoría remontándole al Villarreal, nuevo colista


Siete jornadas ha tenido que esperar el Xerez para lograr su primer triunfo en la división de honor del fútbol español. El equipo de José Angel Ziganda va, poco a poco, mejorando a nivel de resultados, no así de juego.
Hace tres jornadas inauguró su casillero de puntos en casa del Español. Una semana más tarde anotó su primer tanto ante el Málaga. Ahora, a la séptima, ha llegado la primera victoria a costa de un Villarreal desconocido, que pasa así a ocupar el "farolillo rojo" de la clasificación.
Pero el primer triunfo del Xerez no llegó en su mejor partido, ni mucho menos. Lo que ocurre es que los azulinos fueron menos malos que los castellonenses, a los que les pudo la presión de la obligación de tener que sumar los tres puntos en casa del hasta ayer colista.
Sin embargo, tras un comienzo titubeante en el que el Xerez rozó el gol en una buena acción de Armenteros malograda por Carlos Calvo, el Villarreal fue haciéndose con el partido. Bien comandado por los internacionales Senna, Pires y Cazorla, los visitantes se apoderaron de la zona ancha y no tardaron en ver por dónde hacía aguas la defensa de cinco del Xerez.
Tras un par de intentos en los que Pires y Javi Venta cayeron en el fuero de juego, a la tercera el francés habilitó para Llorente y éste le devolvió para que el internacional galo empujara en boca de gol.
El "submarino amarillo" daba tanta sensación de peligro en ataque como de inseguridad atrás. Así, Godín estuvo a punto de marcar en propia puerta al desviar un chut de Armenteros, pero Diego López reaccionó con una buena dosis de reflejos.
Hasta el descanso, el juego cayó bastante, con el Xerez más preocupado de no quedarse definitivamente fuera del partido que de anular la mínima ventaja del Villarreal. Sin embargo, en el minuto 40, un córner botado por Abel pudo acabar en gol olímpico si Llorente no lo evita bajo palos. Era el presagio de lo que ocurriría segundos después, cuando Abel volvió a colgar al área y Mario Bermejo, libre de marca, cabeceó a placer.
Pese al tanto encajado, el Villarreal no se descompuso y salió en la reanudación dispuesto a resolver por la vía rápida. Senna, Rossi y Llorente tuvieron sus opciones, pero Renan estuvo seguro y bien colocado.
Las del Xerez, entretanto, llegaban por fallos de la zaga visitante. Un mal despeje de Diego López cayó a los pies de Carlos Calvo, quien no acertó con los tres palos de una portería desguarnecida.
A un cuarto de hora del final, Nilmar le ganó en carrera a Francis y cruzó ante Renan, pero el balón, tras dar en el palo, se paseó por la línea de gol sin entrar.
La suerte parecía estar del lado local. Así, en el minuto 78 se pasó del posible 1 a 2, tras dejar de señalar Rubinos Pérez un posible derribo de Cani en el área azulino, al 2 a 1, cuando una mala cesión de un defensa a Diego López fue aprovechada por Antoñito para batirle de colosal vaselina.
El segundo tanto acabó por hundir al Villarreal, que no dio sensación de poder salvar al menos un punto.
GRAVE INCIDENTE DE DIEGO LÓPEZ
Nada más finalizar el partido, el meta del Villarreal, Diego López, protagonizó un desagradable incidente que, afortunadamente, no fue a más por la rápida intervención de sus compañeros. El portero gallego, indignado con la actuación arbitral y fuera de sí, intentó agredir al colegiado. Debido a su gran envergadura -casi dos metros-, Diego López tuvo que ser agarrado por varios jugadores de su equipo para evitar que lograra su propósito de agredir al árbitro del partido, Antonio Rubinos Pérez, de ahí que se formara el lógico tumulto en el túnel de vestuarios.
Al final, la sangre no llegó al río, pero en el Villarreal temen una dura sanción a su guardameta titular en función de lo que el colegiado haya podido reflejar en el acta.

sábado, 17 de octubre de 2009

Un Xerez de cómic


Me hace llegar Luis Hidalgo, ayer al frente de bodegas "La Gitana" y hoy embarcado en una empresa de distribución, un dossier con lo que será la histora en cómic del Xerez, editada por Levalo Estudio. Me ha hecho ilusión ver trasladado al cómic al británico precursor del fútbol en nuestra ciudad, Thomas Spencer; rememorar la pequeña pero intensa historia del desaparecido Xerez FC, o revivir el homenaje de todo el xerecismo en el viejo Domecq a nuestra Lola Flores.Sevilla, Betis y Atlético de Madrid llevaron antes su historia al TBO, pero creo que la del Xerez encaja más en el perfil de este tipo de publicaciones. A falta de conocer el resultado final, pero ciñéndonos a una historia reciente en la que gángsters y personas de dudosa honradez y honorabilidad han pasado por el club como Pedro por su casa, presupongo que los éxitos deportivos irán salpicados con las intrigas, confabulaciones y los sucesos que han llevado a la entidad a la primera plana de la actualidad en más ocasiones de la cuenta.Estoy deseando ver, trasladados al cómic, a los Luis Oliver, Julio Antón o Julio Díez. Aunque entiendo que no habrá nada más caricaturable que la enorme mole humana de Gil Silgado, con su inseparable Damián Contreras. Desconozco si el autor habrá ahondado tanto en la historia como para reflejar en algún capítulo los enfrentamientos de los presidentes de turno con Pedro Pacheco y Teresa Vega, o al tal Zubizarreta entrando como un energúmeno en la sede del club, o aquel consejo de administración en el que Silgado llegó a las manos con algunos de sus consejeros. Claro que, de ser así, la historia del Xerez podría acabar dando lugar a una entrega por series de las aventuras de Dick Tracy. Mucho más si se profundiza en la relación de Juan Antonio Roca con el club, o en los hechos no tan lejanos que desembocaron en la dimisión de Joaquín Bilbao como presidente, o en la reunión que tanto dio que hablar (y que callar) entre Esteban Vigo, "El Turronero" y Pacheco en un conocido restaurante de El Puerto de Santa María el pasado verano.Por cierto, a la hora de referirse al club actual, sin apenas estructura y en el que sus mandamases improvisan más de lo aconsejable, habría que tirar del genial Ibáñez e imaginar un escenario similar al del "13 Rue del percebe". Se pueden imaginar quién es el moroso que vive en el ático y que siempre se las ingenia para que sus acreedores las pasen canutas. ¿Quieren alguna pista?

sábado, 10 de octubre de 2009

¿"Jogo bonito" o sentido común?


En el entorno del Xerez ha estallado el debate: "jogo bonito" o practicidad. Los unos, que defienden el juego de toque, el espectáculo al estilo de Brasil y el fútbol ofensivo por encima de cualquier consideración, censuran una supuesta desnaturalización del fútbol preciocista del Xerez por parte de su técnico, José Ángel Ziganda. Este, por su parte, parece tenerlo claro. El año pasado, con Osasuna, fue destituido tras un inicio similar. Al final, los pamplonicas, con Camacho en el banquillo, debieron esperar hasta el último minuto de competición, y contar con el "favor" de un Madrid que no se jugaba nada, para certificar la permanencia otro año más.Con este precedente, y viendo cómo se las gastan en Primera división. Ziganda ha prescindido del toque preciosista pero poco efectivo (0 puntos, 0 goles a favor y 11 en contra) de los cuatro primeros partidos, y ha optado por ser más práctico, con el consiguiente enfado de una parte de la afición y de la prensa que no sé realmente lo que esperaban de la plantilla más barata de la categoría. Creo que a todos, sin excepción, nos gusta jugar bien y ganar. Pero la realidad es otra, y los Abel, Momo, Viqueira o Antoñito, podrían marcar las diferencias en Segunda y decantar un partido en cualquier acción. Pero en Primera, estos jugadores son más bien de "medio pelo", si los comparamos con los grandes astros que llenan los estadios allá donde van.Está claro que en un intercambio de golpes, jugando de tú a tú al más pintado, acaban tumbándonos sin piedad. Y que, yendo a lo práctico y sacrificando el "jogo bonito", al menos hemos puntuado y roto el maleficio ante el gol.Sirva también para la reflexión la que se ha montado en el Madrid, club del que nos separan años luz. Tras la derrota en Sevilla, Florentino ha estallado y exige espectáculo, porque para eso cuenta con los mejores del mundo. Así se lo han hecho ver Valdano y Pardeza a Pellegrini. Al final, la conclusión ha sido unánime. Hay partidos en los que se puede jugar bien, pero hay otros en los que te juegas la temporada y hay que ser prácticos. El Xerez, obviamente, se juega toda la temporada en un primer tramo en el que tiene prohibido descolgarse. Particularmente, apuesto por el sentido común.

domingo, 4 de octubre de 2009

1-1: Armenteros logra el primer gol del Xerez en Primera, pero no le sirve para derrotar al Málaga


El Xerez encadenó ayer su segunda jornada consecutiva puntuando, que ya es algo en comparación con el nefasto arranque liguero. Lo malo es que volvió a hacerlo gracias a un empate cuyo punto no le sirve para dejar el farolillo rojo de la clasificación.
En un encuentro que concluyó con justo reparto de puntos ante el Málaga, los de Ziganda lograron romper el maleficio y ya saben por fin lo que es marcar un gol en Primera división. Armenteros pasará a la historia por ser su autor, aunque para marcarlo se ayudase con la mano.
El partido no fue bueno, demostrando Málaga y Xerez que son los equipos en peor forma en estos primeros compases del campeonato.
El primero acto fue para olvidar. Xerecistas y malaguistas llegaban al partido demasiado necesitados de puntos como para dedicarse a jugar bien al fútbol. Lo que valía era la victoria y buscaron siempre la practicidad.
Así, en cuanto a ocasiones, una por cada bando y casi nada más. La primera cayó del lado azulino, cuando Armenteros penetró por su banda y en lugar de darle el pase de la muerte a Mario Bermejo, trató de sorprender en el primer palo a Munúa, que respondió con buenos reflejos.
A punto del intermedio, la más clara fue para el Málaga, cuando Obinna le ganó la espalda a la defensa y se plantó solo ante Renan, disparando alto con todo a su favor.
El Málaga perdonó antes del descanso y lo pagó caro nada más reanudarse el partido, cuando Abel sacó un córner que Armenteros, ayudándose de la mano previamente, remató a gol.
El gol hizo que la tensión contenida en Chapín se desbordase, amén de suponer un golpe psicológico importante para los de Muñiz, que no acabaron de encontrar el sitio en los minutos posteriores. El técnico malaguista agotó sus tres cambios, pero era el Xerez el que, sabedor de que tenía el partido de cara, mandaba en el centro del campo, reforzado tras el descanso por un Viqueira que buscó abrir huecos donde no los había.
Pero el Málaga reaccionó a tiempo para sacar algo positivo del feudo del colista. Los últimos diez minutos fueron claramente visitantes, con ocasiones claras, como un remate a bocajarro de Edinho que sacó de manera inverosímil Renan, o un tanto anulado al propio punta brasileño por rematar con la mano.
La poca consistencia defensiva local hacía peligrar el exiguo marcador. Pero tuvo que ser Obinna, con un potente chut desde fuera del área, el que devolviera las tablas al marcador a siete minutos del final y en una acción aislado y sin apenas peligro.
Con el empate a un gol, el Xerez, favorecido también por la expulsión por doble amarilla de Obinna, volvió a querer, pero ya no pudo y debió conformarse con un empate que no le impide seguir siendo el colista.


Foto: lavozdigital.es

sábado, 3 de octubre de 2009

Tiro al "Cuco"


El Xerez ultima los preparativos de la primera de las muchas finales que, esperemos, le deparará el calendario. La delicada situación del Málaga -que le hizo cuatro goles en la primera jornada al Atleti del Kun y Forlán- obliga a aspirar a los tres puntos.Pero mientras unos velan armas, otros las cargan de munición para practicar una nueva disciplina en auge: el tiro al "Cuco".La víctima, un navarro con tanto bagaje en el fútbol español como ilusión en los albores aún de su carrera como técnico, apostó este verano por seguir entrenando en Primera división, pero el precio que está pagando es altísimo.Desde su llegada a la ciudad, en medio del descontento general por el adiós de Esteban Vigo -repito que no hay más que acudir a la hemeroteca para verificar que lo de su amago de renovación fue un paripé-, Ziganda no cayó en gracia que digamos.Como el año anterior, pero con el agravante de que esta vez había que preparar una temporada en Primera división, la plantilla entera cabía en un monovolumen. Para colmo, la declaración de club "en dificultades económicas" por parte de la Liga y la AFE, el "culebrón" veraniego de Lopera y el hipotético descenso a Segunda B y la enésima intentona fallida de venta del club por parte de Morales, lo complicaba todo mucho más. Llegaba agosto, y con él los primeros bolos de la pretemporada, y Ziganda ni había podido empezar a ensayar la estrategia porque no disponía de centrales. Pasaban las fechas, y seguía sin venir nadie. Mediados de agosto, un mes de preparación perdido, y empezaron a caer refuerzos. Pero ninguno de los que sonaron en julio. Así hasta la semana previa al debut en Mallorca, cuando por fin llegan Armenteros, Aythami, Bergantiños y un Maldonado que nos vendían como "bota de Oro" de América, pero al que nadie conocía. La cosa pintaba mejor, pero había mucho tiempo que recuperar.Y en esas estamos, haciendo la pretemporada con la Liga en juego desde hace más de un mes. Y todavía hay quien cuestiona las rotaciones y las probaturas del entrenador...Aún así, en cinco partidos, el Xerez ha sabido a estar a la altura en cuatro de ellos, pero la bisoñez, la mala suerte y los palos nos han privado de algún punto más.A pesar de eso, el tiro al "Cuco" ya ha comenzado. El grado de exigencia de una afición tan debutante y novata como su equipo del alma es máximo. Pero por ahí no vamos bien.

domingo, 27 de septiembre de 2009

0-0: El Xerez ya sabe lo que es puntuar, pero sigue sin suerte ante el gol


Justo reparto de puntos entre el Español y un Xerez que por fin logró estrenar su casillero de puntos. El resultado de empate sin goles en Cornellá no se correspondió con un partido entretenido, con alternativas en el juego y con claras ocasiones de gol por ambos bandos.
Los de Ziganda dieron la razón al refranero, demostrando que no hay quinto malo, ya que en la quinta jornada llegó el primer marcador positivo, que pudo serlo más aún si Mario Bermejo no estrella en el larguero un espectacular testarazo a veinte minutos del final.
Pero a fuerza de ser justos, un triunfo visitante hubiera sido demasiado premio para un Xerez que fue claramente superado por el Español en un primer acto de dominio local.
El Xerez siempre estuvo bien plantado en el campo, con un orden defensivo y una presión que le permitió incomodar a los hombres clave del conjunto españolista.
Sin embargo, a los seis minutos, un despiste defensivo permitió a Iván Alonso servir a placer a Callejón que, en boca de gol, se encontró con un Renan pletórico para evitar el primer gol del partido.
La posesión del balón era claramente de los periquitos, que sin embargo sufrían para crear ocasiones de peligro en jugada.
A la media hora, el motrileño volvió a poner a prueba al meta xerecista con un disparo cruzado.
El Xerez, por contra, apenas se acercó a la inmediaciones de Renan, en parte porque sus bandas apenas existieron, y en parte también porque la enésima apuesta ofensiva de Ziganda (Armenteros-Maldonado) tampoco surtió efecto por la poca mordiente del venezolano.
Los azulinos se fueron haciendo los amos del partido a medida que el Español fue cediendo en su empeño. El equipo de Pochettino no encontraba espacios y sólo llevaba peligro en jugadas a balón parado, bien solventadas por parte visitante gracias a un impecable tarea defensiva.
Si en la primera mitad, Callejón tuvo en sus botas la más clara oportunidad de gol, la mejor ocasión en la segunda mitad fue visitante. Carlos Calvo llevó el balón por la derecha, por una vez logró ganarle la partida a su par y puso un centro en el segundo palo a Mario Bermejo para que éste cabeceara al larguero con Kameni batido.
La mala suerte volvió a privar al Xerez de inaugurar su casillero de goles, pero no el de puntos, ya que el empate a cero fue a la postre suficiente para que los andaluces sumaran en El Prat de Cornellá.

sábado, 26 de septiembre de 2009

El Xerez, obligado a demostrar ante el Español que no hay quinto malo


El Xerez afronta el quinto partido de su historia en la Primera división sin haber estrenado aún el casillero de puntos y de goles. Pero, de todos los marcadores adversos encajados hasta la fecha, el que más ha escocido ha sido el del pasado miércoles ante el Dépor en Chapín.
Desde el día siguiente del choque, Ziganda y los suyos han hecho propósito de enmienda y confían recuperar el bueno nivel exhibido ante Mallorca, Athletic y Real Madrid para encontrar la senda del triunfo.
En cualquier caso, el rival de hoy no se lo pondrá nada fácil. Tras un comienzo titubeante, los españolistas han encadenado dos victorias seguidas ante Deportivo y Málaga que le permiten llegar al partido como favoritos, y no sólo por su condición de local.
El preparador xerecista recupera para esta jornada a dos puntales básicos en sus planes, como Aythami y Bergantiños, que no pudieron jugar el miércoles al actuar como cedidos por el Dépor. Ambos se perfilan como titulares es tarde, mientras se mantiene la duda de Renan o Chema bajo palos. El brasileño apenas ha entrenado en la recta final de la semana debido a una sobrecarga muscular y la incógnita no se despejará hasta poco antes del comienzo del envite.
En caso de que fuese finalmente Chema el encargado de defender el portal xerecista, debutaría en la máxima categoría del fútbol español.
Del partido ante el Español, Ziganda espera "que sea el estreno", y entiende que, después de cuatro derrotas seguidas, ceros goles a favor y once en contra, "a menos no podemos ir".
En este sentido, el navarro señala que "necesitamos sumar, y sería un golpe de efecto, sobre todo para la moral del equipo".


Xerez: Renan; Francis, Aythami, David Prieto, Mendoza; Moreno, Bergantiños; Carlos Calvo, Armenteros, Momo, y Maldonado.

A las primeras de cambio


Cuatro jornadas. Sólo cuatro partidos han tenido que transcurrir para que a más de uno se le haya empezado a ver el plumero de las prisas y la impaciencia. Cierto es que los números, con la cuenta de goles y de puntos a estrenar, no son los esperados. Pero es que quedan por delante 34 encuentros por disputar, con sus 102 puntos en juego, y parece que ya tenemos que ir despidiéndonos de la categoría que tanto nos costó conquistar.Dice mi colega David, que viene calentándome la oreja desde hace más de diez años con lo de la desaparición inminente del club, que lo peor está por llegar. Que por su dilatada experiencia viendo a equipos de Primera -como si el resto no hubiéramos visto fútbol del bueno más que en la consola-, si no tienes gente de calidad arriba no te comes un pimiento. Pues si calidad es lo que tenía el Sporting el año pasado, el Osasuna hace dos o hace tres el Racing, y se salvaron...Hasta donde yo sé, los cinco delanteros actuales del Xerez han jugado y goleado antes en Primera división. Y eso, con la cartera llena de telarañas, tiene su mérito.Los primeros en arrojar la toalla han sido los de siempre. Aquellos que abroncaron a los jugadores a pie de calle, o desde sus privilegiadas atalayas, hace menos de dos años cuando perdieron en Chapín ante Las Palmas y la permanencia parecía imposible. Los mismos que hace un año se partían la caja viendo que el grueso de refuerzos -que a la postre resultarían determinantes- para la temporada del ascenso llegaban sobre la campana. Esos que este verano hacían de impagables plañideras de Esteban Vigo, tras un paripé de negociación al tiempo que cerraba un "pelotazo" con el Hércules. Yo también asumo mi culpa. Y es que tengo una enfermedad de la que no me quiero tratar: optimismo. El mismo del que es aconsejable impregnarse para atisbar un futuro mejor que este presente engañoso.Y es que en cuatro partidos, el Xerez sólo ha ofrecido una peor imagen en el último ante el Dépor. Lo peor que nos puede pasar no es sólo que el equipo entre en una dinámica mediocre, sino que la afición también lo haga. Y a juzgar por cómo está reaccionando la mayoría de xerecistas, apuesto que no arrojará la cuchara tan pronto. Sigan disfrutando, que lo mejor está por llegar.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

El Xerez, goleado por el Dépor, sigue sin marcar ni puntuar en Primera


La peor versión en lo que va de temporada del debutante Xerez acabó como un juguete roto en manos del Deportivo de la Coruña. Justo en el partido en el que el vestuario se había conjurado para tratar de lograr la primera victoria en Primera, aparecieron los primeros síntomas de ansiedad en un equipo tan falto de talento de mediocampo hacia adelante como desafortunado ante las pocas oportunidades que se le presentan.
Los de Ziganda no anduvieron finos en una primera mitad para olvidar. Sólo se acercaron al área de Aranzubía a balón parado y con poca confianza.
El Dépor tampoco inquietó el portal de Renan hasta que, mediada la primera parte, Juca clavó un libre directo por la escuadra.
El tanto hizo mella en un Xerez tocado que ya no se recuperó hasta el descanso.
Sin embargo, el intermedio fue aprovechado por Ziganda para introducir un doble cambio que fue mano de santo para su equipo. Armenteros y Viqueira ocuparon el puesto de Abel y Moreno y el equipo ganó en profundidad y en claridad de ideas.
Con el Dépor obligado a dar un paso atrás por el empuje local, las ocasiones fueron cayendo del lado azulino, con sendos remates de Armenteros y Mario Bermejo que no vieron puerta.
El punto de inflexión del partido pudo llegar a veinte minutos del final, cuando Bermejo controló un balón dentro del área y enganchó un obús con la zurda que sacó de forma inverosimil Aranzubía con la ayuda del travesaño.
Del posible empate se pasó al 0 a 2 en un minuto, con el agravante de que Leandro -al igual que diez días atrás David Prierto ante el Athletic- se lo marcó en su propia portería.
La mala suerte se cebó de nuevo con el Xerez y desbarató los planes de Ziganda, que tenía preparada la salida de otro delantero, Maldonado.
Como el domingo en el Bernabéu ante el Madrid, el Xerez bajó los brazos y el partido, en el último cuarto de hora, se tornó en un monólogo del rival, que siete minutos después anotó el tercero tras cabecear a placer Riqui un córner botado por Sergio.
Al final, el castigo pudo ser mayor, si Pérez Burrull señala una clara pena máxima de Francis sobre Antonio Tomás.
El Xerez suma su cuarta jornada sin sumar ni un solo punto y sin marcar.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Nunca una "manita" en contra supo mejor


Pie de foto: El Bernabéu permaneció mudo durante hora y cuarto de juego sensacional del Xerez, que a pesar de acabar goleado, estuvo a punto de dar la campanada en Chamartín.
Eran cerca de las tres de la madrugada del domingo al lunes cuando por fin logramos dejar atrás los más de 600 kilómetros que separan Jerez de la capital de España por la ruta de la Plata. En condiciones normales, la vuelta a casa con un 5 a 0 a las espaldas hubiese sido insufrible e interminable.

Pero no fue así. Y no sólo por la conversión agradable y animada con mi mujer, con la que se me pasaron volando las más de cinco horas de camino.

Aunque parezca increible por el abultado marcador, estuve saboreando durante todo el trayecto de regreso a casa el regusto por la lección de fútbol y de toque del Xerez en todo un Santiago Bernabéu.

Esta mañana, nada más despertarme, me parecía todo un sueño. No habíamos ganado en el feudo de los galácticos, ni siquiera logramos puntuar -aunque en muchos momentos del choque los aficionados merengues vieron peligrar los tres puntos-. Es más, nos habían endosado una "manita" gracias a una pegada descomunal que, de momento, deja oculta muchas de las carencias del equipo de Manuel Pellegrini. Pero el ánimo y la ilusión por lo vivido permanecían intactos.

Podría afirmar que nunca una "manita" en contra supo mejor a una afición como la que ayer tomó literalmente el Bernabéu. Sí, porque aunque fuéramos 4.000 contra 85.000, el repaso también se lo dimos en la grada.

Aunque aún haya quien niegue la legitimidad a esta sufrida afición para disfrutar e ilusionarse, aunque sea de manera ingenua, con su equipo del alma, ayer quedó demostrado que hay licencia para emocionarse y sentir a flor de piel sensaciones hasta ahora desconocidas, independientemente del resultado.

Me recordaba ayer la faena de los azulinos a aquellas que ya se pierden en el tiempo del genio jerezano, Rafael de Paula, en la también madrileña plaza de las Ventas. Matar no mataría, ni dio portazo alguno, pero las faenas de capote y muleta del gitano de Santiago permanecen imborrables en la memoria de todos los aficionados al toro.

Tenemos lo que podemos tener. Arriba falta pólvora por un tubo, pero es el precio que tiene que pagar el pobre por el hecho de serlo. Sigamos disfrutando. Yo, de momento, me conformo con lecciones tan magistrales como la de ayer. Enhorabuena al Cuco y a los suyos.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Llegó el día


Formación del Xerez ante el Castilla de la "Quinta del Buitre". Temporada 82-83. Estadio Santiago Bernabéu.


¡Qué gustazo! Ya estamos recogiendo los frutos de la histórica cosecha del pasado ejercicio. Mañana, al Bernabéu y, sin tiempo casi para reponernos de las emociones, el miércoles el "Súper Dépor" visita Chapín. Esto es la Primera división, y poco a poco nos estamos haciendo el cuerpo a la mejor liga del mundo. Y el equipo también. No lo duden. Las dos primeras citas nos han servido para calibrar el potencial de un Xerez que no ha sido inferior ni al Mallorca ni al Athletic, a pesar de lo que digan los resultados y la clasificación. Las sensaciones siguen siendo positivas y ese temor que en el fondo teníamos todos a hacer el ridículo, poco a pocos se va disipando.Mañana, en Madrid, las apuestas no son al 1X2, sino a cuantos balones va a tener que sacar Renan de su portería. Si nos ceñimos al presupuesto, serían decenas, pero afortunadamente en el campo jugarán once contra once -con permiso del árbitro, claro- y, para poder ganarnos, el Madrid tendrá que romper a sudar.No quiero pecar de ingenuo, pero, sopena de comerme mañana mismo esto que estoy escribiendo, a Chamartín voy con mejores sensaciones que cuando rendíamos visita cada año al Éibar en Ipurúa, por poner un ejemplo.Recuerdo que el mismo debate se abrió cuando, en la inolvidable primera temporada de Schuster, visitamos el Calderón. Parecía pan comido para los rojiblancos, pero aunque nos tuvimos que encomendar a "san Ramón Martí", acabamos enmudeciendo el santuario atlético con una lección de fútbol que nunca olvidaremos.Y es que, aunque estemos expuestos a que nos metan media docena por el indudable potencial de los astros blancos, no cabe mayor motivación para los nuestros. El estadio, el ambiente, la historia, la repercusión mediática, el rival... Demasiados alicientes, y todos muy hermosos, como para pensar que en el Bernabéu nos espera una encerrona.Llegó el día. Que lo disfruten.