domingo, 22 de noviembre de 2009

0-0: Los palos y Juan Pablo salvan al Sporting de caer goleado ante un Xerez muy superior


El Xerez hizo todo lo que pudo, y un poco más, para sumar ayer en casa ante el Sporting de Gijón su segundo triunfo liguero. Menos goles, el partido tuvo de todo: alternancia en el juego, lucha y entrega sin cuartel, emoción y claras ocasiones.
En la primera mitada las fuerzas estuvieron más niveladas. Azulinos y rojiblancos se entregaron por entero desde primera hora a la búsqueda de los tres puntos.
El primero en dar fue el Xerez. El malí Keita, de lejos el mejor del partido, se encontró con un balón rechazado en corto dentro del área que estrelló en el travesaño.
La respuesta sportinguista no se hizo esperar. De libre directo, Angel estrelló también el cuero en el palo de la portería de Renan.
De nuevo la madera fue decisiva para que el marcador no se moviera. Esta vez, De las Cuevas disparó mordido, y entre el meta xerecista y el poste evitaron el primer gol.
El papel de Keita no sólo fue sobresaliente en la destrucción del juego asturiano en la zona ancha. El africano se incorporó con peligro al ataque, como en un testarazo que Juan Pablo repelió bajo palos poco antes del descanso.
Sin embargo, antes del pitido, todavía tuvo tiempo el Sporting de poner en aprietos a Renan. Fue en un disparo de De las Cuevas que se perdió rozando el palo.
En la segunda mitad se rompió la igualdad por el mayor empuje local. El Xerez se conjuró en la casete para pasarle por encima a los gijoneses, y a fe que lo lograron.
Sobrado en todas y cada una de sus líneas, el segundo acto de los de Ziganda fue para enmarcar. El Sporting no tuvo opción ante el vendaval de juego local.
Antoñito empezó a enseñar los dientes con un remate imposible que repelió el poste a los once de la reanudación. Tres minutos después, un centro chut de Armenteros obligó a Juan Pablo a emplearse a fondo.
Pero la mejor del meta donostiarra del Sporting estaba por llegar. A la salida de un córner, y tras una serie de rechaces, Keita remató en una media chilena que obligó a Juan Pablo a sacar el balón de la misma escuadra.
Juan Pablo redondeó su sobresaliente actuación sacando junto al palo un cabezazo de David Prieto.
Pese a la falta de acierto ante el gol, el Xerez sigue demostrando que poco a poco va tomándole el pulso a la categoría.
(Foto: elcomerciodigital.com)

4 comentarios:

MABS dijo...

He vibrado como nunca esta tarde en Chapín. La segunda parte del Xerez ha sido soberbia, pero seguimos sin marcar, lo que es preocupante. En 11 jornadas, 3 goles, esos sí, qué rentabilidad tan grande: sumamos 7 puntos junto a Altético de Madrid y Rácing que llevan a su favor el triple y casi el cuádruple que nuestro equipo. El día en que por fin llegue la racha y empecemos a meterla, la salvación será una realidad. Sólo le pido a Ziganda que Viqueira sea titular indiscutible, por supuesto junto a Keita, algo que en su día reivindiqué desde mi blog.

Eugenio Camacho dijo...

Mi preocupación por la falta de gol es relativa. Lo preocupante sería no crear oportunidades, pero hoy he contabilizado nada menos que siete clarísima. Cuando se trata de mala suerte, lo normal es que cambie, ya que el trabajo de base está hecho. En cuanto a Keita, simplemente genial. Sólo le ha faltado el gol. Soberbio.

Wakisney dijo...

En la jornada 4 estaba convencidísimo de que Ziganda no iba nunca a modelar su idea de fútbol en el Xerez. Hoy por hoy no sólo creo que lo ha logrado si no que incluso pienso que este Xerez no tiene por qué temer a la gran mayoría de equipos de Primera, exceptuando a los premios gordos.

Cierto es que carecemos de la pizca de calidad que deberia hacernos subir un peldaño futbolístico pero creo que la pelotita va a acabar entrando y vamos a estar en la pelea por la permanencia sin complejos de nada.

Palabrita de Keita , jejejejee

Eugenio Camacho dijo...

Me alegro, José María. Pero ahora, como antes, tenemos que ser conscientes de hasta dónde podemos pedirle al equipo. Que algunos no se enteran todavía y siguen esperando al Xerez que el año pasado arrasó en Segunda división.