domingo, 25 de octubre de 2009

1-0: Al Xerez no le dio esta vez resultado su conformismo y cayó por la mínima en Tenerife


Después de tres jornadas invicto, el Xerez volvió a caer en Liga, y lo hizo ante un rival directo en la lucha por evitar el descenso. En Tenerife, el Xerez mostró su lado más conservador, pero que tan buen resultado le había dado en los últimos compromisos, al menos en el marcador.
Ziganda apostó por un equipo más defensivo que ante el Villarreal y quiso cimentar un buen resultado lejos de Chapín en la contención del equipo de José Luis Oltra.
Y lo cierto es que le fue bien durante buena parte del choque. El Xerez pareció querer tentar la suerte desde el pitido inicial, pero en realidad su objetivo pasaba por llegar al último tramo del partido con posibilidades de sacar algo de tajada.
La principal pesadilla azulina llegaba en las conexiones Román-Nino. Afortunadamente para los de Ziganda, el punta almeriense no tuvo su tarde ante el gol, de lo contrario la aventura jerezana en Santa Cruz hubiera acabado mucho antes.
El Xerez apenas sí existió de mediocampo hacia adelante en la primera mitad. El intermedio tampoco sirvió para mejorar la imagen del equipo en la reanudación. Es más, los locales insistieron más en su fútbol bien hilado y profundo para intentar perforar el portal de Renan.
De nuevo Nino fue el primero en intentarlo, sin suerte. Aunque la ocasión más clara llegó a los cinco minutos, cuando Juanlu botó un córner que Román cabeceó picado y Armenteros salvó bajo palos.
Un minuto después, una buena jugada de ataque al primer toque de los de Oltra posibililtó un pase a Nino que en boca de gol no llegó en ventaja para empujar a gol, chocando con Renan.
La desesperación chicharrera iba a más conforme pasaban los minutos y caían las ocasiones desaprovechadas.
A la hora de juego, Ziganda movió ficha y el equipo lo agradeció. Retiró a Carlos Calvo e hizo debutar al internacional chileno Orellana, que le dio otro aire y más profundidad al Xerez.
Mario Bermejo estuvo más asistido, y suyas fueron las dos llegadas más peligrosas del equipo en todo el choque. En la primera, un disparo en carrera fue repelido por Aragoneses. En la segunda, su chut se marchó algo desviado.
Con el Xerez por la labor de luchar por el partido y con la entrada de Antoñito en el campo, el "runrún" se apoderó del Heliodoro Rodríguez. Pero cuando más y mejor tocaba el Xerez, una acción por la izquierda de Omar dio origen al centro que el sevillista Alfaro cabecearía a gol.
Colorín, colorado a la postre para un Xerez, que con el tanto encajado fue incapaz de responder al tanto local. De ahí al final, la mejor aproximación fue un chut lejano de Abel que se marchó por encima de la portería.

9 comentarios:

MABS dijo...

Mira que lo tengo dicho, que no se puede salir a no perder, que este equipo puede, que este equipo tiene gente para pasar menos apuros, que con un juego tan conservador nos va a ir fatal, que hay que jugársela, que hay que ir a por los partidos... Ziganda no transmite confianza a nadie, ni a los jugadores, sólo miedo y complejo de inferioridad.

Pablo Pérez Lavilla dijo...

EL FÚTBOL ES PARA LOS VALIENTES. http://desdemicabina.blogspot.com/

Wakisney dijo...

Esperpéntico. Vergonzoso. Horrendo. Terrorífico. No se me ocurren mejores calificativos a lo visto ayer. Eso sí, amigo Eugenio, cada vez tengo más dudas que el culpable de esta situación deportiva sea Ziganda y ya estoy mirando a la plantilla. Está clara la descomunión entre Ziganda y plantilla y no creo que juntos vayan a hacer nada.

Eugenio Camacho dijo...

Mañana martes, en la tertulia de la SER, además de recomendar tu blog, que se me olvidó el otro día, intentaré dar con la clave de lo que está ocurriendo, que sinceramente no creo que tenga nada que ver con un malestar en el vuestuario ni con una división entre técnico y jugadores.

MABS dijo...

Supongamos que, efectivamente, no hay malestar en el vestuario ni división entre el técnico y los jugadores. Supongamos que lo que hay es falta de confianza derivada del propio técnico, que se ha aferrado al papel de víctima y de cenicienta de este Xerez nuestro de Primera. Ya asumido ese rol, la consigna está clara, no perder, defender lo que se pueda y si hay ocasión, hacer un golito y lo mismo con suerte, como ante el Villarreal, ganamos o empatamos, que de lo que se trata es de quedar cuartos por la cola.
De acuerdo con esto último, le diría yo al Cuco, pero se puede alcanzar ese objetivo transmitiendo otras sensaciones, y así la afición, al menos disfruta en la grada viendo cómo su equipo sale a ganar, sin complejos. Entrenadores somos todos en la grada, pero sigo diciéndote, Eugenio, que no entiendo tu defensa de Ziganda, pues veo que este entrenador sigue una línea parecida a la de Orúe o Chaparro, mezclada con la poca fe y escasas ideas de Casuco. Tal vez descendamos a 2ª de todas formas, pero si lo hacemos jugando a no perder, siempre nos quedará la duda de si una apuesta por el ataque nos hubiera dado otro resultado. Y lo de ayer me parece lamentable, una acumulación de hombres atrás para que el Tenerife nos haga una docena clara de ocasiones. Nos coge el Barça de ayer ante el Zaragoza y nos mete la goleada de la historia, 15-0, mínimo. Ridículo. Ziganda, lárgate.

Eugenio Camacho dijo...

Miguel Angel, los has argumentado muy bien. Pero si apostamos por el toque, el espectáculo y el fútbol ofensivo, sin reservas, también nos quedará la duda de qué hubiera pasado si hubiéramos sido conscientes de nuestras limitaciones y hubiésemos ido toda la temporada a lo práctico. Estoy seguro de que el 99% de los aficionados xerecistas están dispuestos a sacrificar cualquier posibilidad de espectáculo e intentar lograr el milagro de la salvación por la vía más arcaica, pero a la vez más efectiva. Yo creo que es la única posibilidad que tiene este equipo de estar el año que viene entre los grandes.

wakisney dijo...

Yo entro en este debate simplemente diciendo que no creo que la plantilla del Xerez esté concebida para salir de esta guisa amarrategui. Y varios datos así lo demuestran: sólo tenem os 3 centrales específicos y se empezó haciendo fútbol de toque y retoque, por poner sólo dos.

Yo lo que creo es que esta sobriedad defensiva llevada al infinito es un recurso de esos de "sobre la marcha" que en nada tiene que ver con la planificación deportiva de la plantilla (¿he dicho planificiación?, perdón, quería decir "desplanificación").

Este equipo siempre fue un equipo de tomar la posesión de la pelota desde el inicio como así lo entendió Ziganda en un principio, pero falta algo que hace que el equipo se vaya a trás y no creo que sea una instucción directa del mister, más bien una falta de calidad, cantidad y/o comuniciación en las indicaciones del mister en otros aspectos como la presión, el juego por bandas, la contención de balón, los movimientos,...

wakisney dijo...

Por cierto, Eugenio, muchas gracias por esa recomendación de mi blog que vas a hacer. Sinceramente, no tienes por qué ya que tampoco sólo lo temgo para expresarme públicamente de mi Xerez y con que me leais unos pocos me siento recompensado. Pero si lo haces finalmente déjame que te lo agradezca de antemano ;)

Eugenio Camacho dijo...

Será un placer hacerlo, José María, pero no será hoy, sino el martes próximo, ya que finalmente no habrá tertulia esta semana.