sábado, 6 de junio de 2009

¡Qué lástima, "Flaco"! (Carta a Pedro Ríos)


No merecías una salida así. Por la puerta de atrás, con tu palabra y tu credibilidad en entredicho, en un segundo plano, vestido de paisano y en la grada de la impaciencia. Recuerdo cuando el Xerez te firmó allá por el verano de 2004. Te habías currado a pulso en Ceuta, y antes en Sanlúcar, una oportunidad en la liga profesional. Mira por dónde, te la daba el equipo de tu pueblo, aquél por el que nunca antes pasaste, como otros tantos futbolistas que emigraron sin estrenar la camiseta azulina. Lo propio de una cantera olvidada.
Llegaste con Rubén, pero pronto se vio quién venía con "ángel" y quién no. Tras un primer año titubeante, rompiste con Lucas Alcaraz. Inolvidables tus goles en La Condomina ante el Ciudad, el "churro" de Lérida, pero sobre todo el golazo ante el Albacete desde el centro del campo.
Recordé entonces que un amigo común, Carlos Orúe -que de esto sabe algo- me dijo tiempo atrás que ibas para futbolista grande.
Y seguiste progresando, Pedro. En las tardes inspiradas, eras imparable, mágico, desbordante, incisivo... Cuando no, al menos te dejabas la piel, aunque un sector del público, quizás por aquello del profeta en su tierra, no te lo supo reconocer. Y sé que aún te duele.
Así hasta este año, cuando en la primera vuelta vimos al mejor Pedro Ríos. El video del 5 a 3 del Murcia seguro que lo conservas como oro en paño.
Para el míster eras indiscutible, para tus compañeros una referencia y para el público (por fin) un ídolo. Pero te equivocaste, Perico. Y tú lo sabes. La afición no te lo perdona, aunque tengas mil excusas: que todo el mundo tiene derecho a progresar, que era la oportunidad de jugar por fin en Primera, que un representante sin escrúpulos puede más que dos carretas, que el club pagaba tarde y mal; que te dolió ver cómo a Bajic le abrían la puerta en Navidades y a Portela se la cerraban...Pero no han sido las formas, "Flaco". No engañando a una afición, dejando tirado al entrenador y a tus compañeros, no mareando a los que siempre hemos defendido tu profesionalidad y honestidad.Créeme que me dolió en el alma tu celebración vestido de calle tras golear al Éibar. Estabas, pero no del todo. No como seguro que te hubiera (nos hubiera) gustado.Ahora hay quienes sostienen que no deberías subierte al autobús del ascenso. Házlo, Pedro. Porque si estáis ahí es porque se han recogido los frutos que tú también sembraste. Pero seguro que en tus sueños, hace unos meses, no lo imaginaste así. Que te vaya bien.


(Foto: La Voz de Jerez)

5 comentarios:

Jerezana de Datitos S.A dijo...

Chapeau por el artículo. Traer jerezanos para esto...

Carlos Jurado dijo...

Llevas mucha razón, Eugenio.
Aquí, en Jerez, somos tan especiales que hay que triunfar fuera para ganarse el reconocimiento local.
Hay ejemplos a patadas.
Pero enmendar ese asunto requiere de alguna cosa más que cirugía, sobre todo cuando nuestros mismos dirigentes desprecian lo propio en favor de lo foráneo.
Volviendo al fútbol, Pedro Ríos no merece ese desprecio-

MABS dijo...

Tal vez Pedro Ríos haya estado mal aconsejado. De todas formas hay que comprenderlo. Seguro que lo está pasando mal, viendo cómo su equipo se va a la primera y él se ha perdido todo el sprint final debido a las malditas cláusulas de los contratos, y no va a jugar en la liga de las estrellas en el equipo de su tierra. Lo está lamentando seguro, Eugenio. Pero claro, a mitad de temporada, a pesar de la magnífica campaña, le ofrecen jugar en primera, en Getafe o en Mallorca, pero la condición es no jugar más para evitar la renovación automática... A lo mejor el club se lo hubiera puesto fácil aún jugando y renovando. Me da que con Pedro Ríos tampoco se ha sido claro por parte de sus representantes, de ahí todo lo que ha llegado después. Yo no hubiera escrito esta columna Eugenio, por lo menos en esos términos. Pero yo no estoy a pie de campo a diario ni conozco a los jugadores y el ambiente futbolístico como tú. Suerte a Pedro Ríos, un magnífico jugador.

Eugenio dijo...

Si no tuviera toda la información sobre lo ocurrido, no la hubiera escrito, Miguel Angel. Soy de los que piensan que las personas no deben tener precio. Los contratos están para cumplirlos. Nadie le puso un cuchillo en el cuello para firmarlo. No digo que toda la culpa la tenga él, pero ya somos mayorcitos y cada cuál tiene que asumir su responsabilidad. Un saludo y gracias por seguir ahí.

ElZazu dijo...

El único problema del gran Pedro Ríos ha sido no ir de cara. Si hubiera dicho lo que todo el mundo sabía desde un principio y de su propio boca, la gente lo hubiera entendido. Ocultar y mentir, anteponiendo sus propios intereses es lo que es complicado de olvidar por parte de la afición. Y ojalá lo celebre como el que más, pero deberá entender que estemos dolidos con él, dolidos por todo lo que ha dado al club y el mal sabor de boca de su salida por la puerta de atrás. Él no se merecía esto, pero tampoco los aficionados se merecían eso por su parte. Saludos.