martes, 18 de enero de 2011

ADIÓS A LAS TRES LETRAS


Después de dieciséis años y medio, me siento extraño en mis primeras horas sin ningún vínculo profesional con ABC. Esta tarde me han telefoneado desde la redacción de Sevilla para comunicarme que a partir de ahora serán los compañeros de La Voz los que cubrirán la corresponsalía del periódico en Jerez y en el resto de la provincia de Cádiz. Como la profesión está como está, mentiría si dijera que es algo que no veía venir.
No sabría muy bien cómo explicar lo extraño que me siento. Es algo así como cuando desconectaba cada Jueves Santo, cada 24 y 31 de diciembre porque al día siguiente no había periódico. La diferencia es que mañana, cuando amanezca, tendré que reprimir el nervio que, por inercia, tenía conectado al subconsciente para no bajar la guardia.
Lo primero que me ha venido a la mente han sido los nombres de los tres compañeros que durante estos años han simbolizado cada una de las letras del viejo y entrañable diario. Antonio Castro, Teresa Cárdenas y Paloma Cervilla han sido el ABC de una etapa clave en mi carrera profesional. Con ellos eché los dientes a mediados de los noventa en la inolvidable delegación de la calle Horno. A ellos les debo mi formación como periodista y de ellos aprendí lo poco, regular o mucho que sé.
Después de colgar con Álvaro Ybarra, director de ABC de Sevilla y al que tanto tengo también que agradecer, he hablado uno a uno con los tres. Quería compartir con ellos estos momentos, porque con ellos compartí también la alegría de ver publicados mis primeros artículos en el periódico con el que han desayunado las últimas cuatro generaciones de mi familia.
Nunca olvidaré la llamada de Antonio para encomendarme la información deportiva de la inolvidable edición de Jerez. Llegué a la delegación hecho un flan, y no os quiero contar cómo lo pasé cuando me dijo que le escribiera algo, lo que se me ocurriese, en una vieja máquina de escribir. Todavía no sé cómo, pero conseguí redactar una carilla que fue suficiente para pasar la prueba.
Con Antonio aprendí nada menos que a redactar, a darle el enfoque correcto a cada tema, a cada titular, a cada fotografía y a buscar las mejores fuentes. Pero sobre todo me enseñó el valor de la lealtad y la honradez en la profesión. De Teresa me influyó, sobre todo, su olfato y su habilidad para sacar punta de donde parecía que no se podía sacar nada. Y de Paloma, su compañerismo, su tenacidad, su pasión por el periodismo y su camaleónica facilidad para tocar todos los palos y para adaptarse a todos los retos.
Más tarde, tras un intento fallido de marcharme al ABC-Córdoba, llegó el efímero ABC-Jerez, donde aprendí a sacar un periódico muy digno con escasísimos medios y a echarle horas e ilusión a la profesión sin mirar el reloj. En un año duro, pero muy provechoso, puse en práctica lo asimilado durante un lustro.
Luego vino el cierre, y con él la frustración y el vacío. Pero comenzó otra etapa no menos interesante, la de corresponsal. Se abría ante mí la posiblidad de trabajar noticias para cualquier sección y compaginar la corresponsalía con otras ocupaciones, lo que me permitió regresar a la radio y a la televisión, primero con Onda Cero, y luego con la Cadena Ser, Localia y ahora UNA TV.
En fin, que me siento un poco huérfano y que lamento haber vomitado toda esta parrafada, que en cualquier caso me hace sentir un poco mejor. Además, creo que era de justicia hacerlo. Hasta siempre, amigos.

5 comentarios:

CDiazpines dijo...

Lo siento por el ABC, Eugenio, pero les comprendo porque la cosa está complicada.
Como contrapartida tu dedicación a radio Jerez será más exhaustiva ¿no?
saludos cordiales.

MABS dijo...

ABC lo pierde, eso está claro, y sus lectores. Un abrazo.

Fernando Perea dijo...

Eugenio, un fuerte abrazo. Sé perfectamente la sensación de vacio que mencionas. Mi experiencia, como bien sabes data de 2008 y en la misma casa -la minúscula ni está exenta de error, ni de mereciemiento-. Por eso, como a tí, no me sorprende. La reacción del grupo vasco a la expansión de Joly por Andalucía, condujo a la apertura de rotativo por acá (tan decepcionante -en lo informativo- y como deficiente -en lo rentable-). Desde el día de la apertura del mismo en la provincia, se empezó a escribir la sentencia de los puestos de los que hemos estado en responsabilidades como la tuya en Jerez y la mía en la Bahía.

Creo que un medio de comunicación que prescinde de quién le cubre bien una ciudad (o una zona geográfica) tras 16,5 años (o casi 18, que fue mi caso), y muy por debajo de precio de mercado, es que ha perdido el norte...aunque allí esté Bilbao...o Sevilla, según se mire.

Si además, utilizan ese conducto tan personal y señor como es el el teléfono para la comunicación... pues terminan de retratarse por sí mismos.

Coincido que lo único bueno de haber pertenecido a la historia de ese medio (sigo en minúsculas con merecida premeditación), es que para nuestro acervo personal quedó trabajar junto a determinados compañeros, y terminar de formarnos en este oficio tan apasionante como cabr.. con buenos profesionales como es tu caso.

No sé si es consuelo, pero salen ganando la Ser y Una. Saben valorar mejor a uno de sus mejores 'productos' (permíteme el término y la deliberada redundancia). Y tus oyentes y televidentes, sin lugar a dudas.

Como al comienzo: Un fuerte abrazo. Sabes donde me tienes. Mucha fuerza en los próximos días. Tú eres de los buenos.

Carlos Jurado Caballero dijo...

Supongo que no será un momento gratificante. No obstante, el aprecio y el calor de tus amigos no vienen sembrados por ABC sino por ti mismo.
Un fuerte abrazo.

Jaume Soler dijo...

Eugenio, nuestra profesión, que es cien por cien vocacional, es un contraste de sentimientos a veces tan agradecida como injusta, y como así se ha demostrado una vez más. Hemos llegado a un punto en el que ya no prima la profesionalidad y el buen hacer sino que todo va en función de criterios económicos y empresariales.

Es cierto como dices que no sabemos lo que es un horario laboral, en cualquier momento y a cualquier hora del día o de la noche puede surgir la noticia y ahí es donde estamos nosotros muchas veces sacrificando incluso tiempo de estar con la propia familia y esto no se paga con dinero.

Siento mucho esta situación que te ha tocado vivir y que por desgracia es el pan de cada día de muchos de nuestros compañeros y esta vez también te ha tocado a tí.

Dicen que cuando se cierra una puerta se abre un portal, y aunque seguro que son momentos duros, sigues en la Ser y en Una TV, donde te seguiremos viendo y escuchando.

Mucho ánimo y ya sabes donde estoy.

Un abrazo

Jaume