sábado, 22 de enero de 2011

0-0: Vuelve a cargarse de dudas el Xerez, incapaz de marcarle a un Elche con nueve


Al Xerez le faltaron ideas para terminar de rematar a un Elche herido de muerte que se quedó con nueve jugadores para disputar casi toda la segunda mitad. Pero ayer tampoco fue el día del equipo de Javi López, previsible, ramplón y sin sangre, que dejó escapar con vida a un rival tan castigado por el pésimo arbitraje como el propio cuadro azulino.
Lo curioso es que el Xerez debería dar por bueno el empate, no por cómo se produjo, sino por lo que se le veía encima ante un rival muy superior. Y es que mientras se midieron once contra once, quedó claro que los ilicitanos traían aprendida la lección. Ahogando con una buena presión la zona de creación local y abriendo el campo de par en par, al Elche sólo le faltó un arbitraje en condiciones para haberse llevado los tres puntos de Chapín.
A fuerza de ser sinceros, sobre del tapete de Chapín sólo hubo durante cuarenta minutos un equipo, el Elche, con más criterio en su juego y más mordiente en sus llegadas. No sólo se notó la diferencia de presupuesto entre uno y otro, sino que encima Bordalás le sacó los colores a López al ganarle la partida sobre el tablero.
En cuanto a oportunidades, si Bodipo tuvo la más clara para los visitante, José Mari también pudo marcar para los locales, pero no fue la noche de los delanteros.
A poco del descanso, la injusta expulsión de Verdés marcó el devenir del partido. El Xerez pareció no sólo querer más, si no que también parecía que podía, pero la llegada del descanso no despejó del todo las dudas.
En la reanudación, un error de Etxeita dejó con nueve a un Elche en estado comatoso. A la postre, la segunda expulsión ilicitana fue lo peor que le pudo pasar a los azulinos. Los alicantinos se encerraron atrás y las prisas llegaron demasiado pronto a un Xerez ansioso. Y ya se sabe, cuando se pone todo el corazón, pero la cabeza no piensa, pasa lo de ayer. Que se escapa con vida un rival que jugando con nueve tuvo las ideas más claras que el equipo de enfrente con once. Lo que son las cosas, la más clara ocasión de la segunda mitad la tuvo en las botas un jugador del Elche, Palanca, que rozó el gol jugando ya su equipo con dos jugadores menos.
También es de justicia admitir que si el colegiado hubiera visto un clarísimo derribo de Cordero en el área y el Xerez hubiera abierto el melón, a esta hora estaríamos hablando de una victoria cómoda de los xerecistas, pero no puede servir de excusa.
El Xerez se vuelve a cargar de dudas. Esperemos no echar de menos dos puntos que jamás debieron volar de Chapín.

2 comentarios:

MABS dijo...

Con todo, Eugenio, el Elche es un equipo que jugó al límite de lo permisible, con continuas faltas desde el inicio y protestas sin sentido al árbitro. Jugaba como la peor Argentina o Italia, sacando al rival del partido con el juego sucio. Las expulsiones fueron merecidas desde mi punto de vista. De todas formas, el esperpento ha venido de la mano del señor Javi López, que no ha sabido plantear el encuentro desde el inicio y luego con los cambios. Desastroso.

Anónimo dijo...

En el texto de arriba te lo digo todo.