sábado, 13 de noviembre de 2010

3-1: Dos despistes postreros privan al mejor Xerez de la temporada de puntuar en su visita al líder


Con la cara partida, pero muy alta. Así regresó anoche la expedición azulina de su visita al líder, el Real Betis, en el Benito Villamarín, de donde salió derrotado con un marcador excesivo para los méritos de unos y otros. Durante la mayor parte del encuentro, el Xerez desplegó el mejor juego de la temporada, pasándole claramente por encima a un conjunto bético que nunca demostró el porqué de su mejor clasificación en la tabla.
Desde el pitido inicial, los de Javi López se emplearon con una intensidad y unas ganas hasta ahoras desconocidas en este ejercicio. La presión en todas las líneas asfixió desde un primer momento a un Betis impotente. El Xerez apretaba pero no ahoga, en parte porque Goitia se erigió en el mejor de los verdiblancos con un recital de paradas de todos los colores.
La primera hora para el Xerez fue para enmarcar. Por una vez, los azulinos prescindieron del juego directo previsible y poco eficaz y desplegaron un recital de fútbol control y profundo que merecía mucho a más que el cero a cero que reflejaba el marcador.
Rebasada la media hora, Amoedo Chas tiró por la calle de enmedio y se cargó el buen nivel del partido con un penalti de Moreno que sólo él y su auxiliar vieron. Molina anotó un gol que resultaba un premio excesivo para los béticos.
De ahí al descanso el partido se tornó de una brusquedad excesiva de la que poco o nada positivo pudo extraerse.
El descanso sirvió al Xerez para centrarse de nuevo y tomar la batuta ante un Betis que ya le había visto las orejas al lobo y sabía de qué podía ir la película si no recuperaba el dominio. Así las cosas, el partido estuvo más abierto, con ocasiones de uno y otro lado que no acabaron en gol por el buen papel de ambos guardametas.
Sin embargo, la suerte cambió para el Xerez tras una clara pena máxima de Nacho sobre José Mari que Óscar transformó en el gol del empate.
A partir de ahí, el Xerez volvió a ser el de la primera media hora, aunque ya las fuerzas no respondía igual. Los cambios obligados no mejoraron al Xerez, que no obstante tuvo alguna opción de darle la vuelta al marcador, abortada por Goitia.
A los de Javi López le sobraron los últimos minutos, en los que el Betis decantó el marcador de su lado con dos tantos más de Molina. En el primero, beneficiándose de la mala marca de Mendoza, que hasta entonces había completado una gran actuación.
Pese al 2-1 el Xerez tuvo en su mano el empate, pero Cordero, tras recibir de Font, disparó al muñeco con Goitia batido.
En la acción siguiente, Molina tampoco perdonó, rubricando un 3 a 1 excesivo que tiró por tierra la buena labor de los xerecistas. Otra vez será.