domingo, 26 de septiembre de 2010

2-0: El Xerez comienza a carburar y ofrece ante un pobre Tenerife su mejor versión


Pasar en menos de un mes de la crítica y las dudas más justificadas al halago y a las mejores sensaciones posibles sólo es posible en un deporte como el fútbol. Lo reconozco, y entono por ello el mea culpa. Contrariamente a mi constumbre, esta vez no sólo no he respetado el período de gracia del nuevo proyecto deportivo del Xerez. La imagen que ofreció el equipo en las tres primeras jornadas ligueras, incluido el triunfo ante el Numancia, fue tan patética, que a las primeras de cambio se me desparramó toda la ilusión.
He de admitirlo, hasta el viernes no daba ni un sólo duro por este equipo. Sin embargo, en pocas horas, he pasado del excepticismo a ilusionarme como en los viejos tiempos (afortunadamente, no tan viejos).
Aunque es verdad que nos enfrentábamos a un rival en sus horas más bajas, el Xerez de Javi López y Emilio Viqueira ofreció su mejor versión para alejar todas las dudas que teníamos en él.
Resulta difícil de explicar cómo dos resultados a favor le han dado la vuelta al equipo plano del arranque liguero y que ahora ofrece tan buenas sensaciones.
Como decía Mario Bermejo al término del partido, ni antes eran tan malos, ni ahora sin Brasil, pero lo que queda en el fútbol son las sensaciones, y éstas no pueden ser más positivas. Que siga.

1 comentario:

MABS dijo...

Totalmente de acuerdo con esta entrada, coincido plenamente. Yo tengo las mismas sensaciones cambiantes desde el inicio de la competición liguera de este Xerez. Quiero que Javi López nos calle a todos la boca, a mi el primero.