domingo, 28 de marzo de 2010

3-0: La fe del Xerez le permite golear a otro rival directo y seguir aferrado a la esperanza


Semana redonda para el Xerez de Gorosito tras sumar siete de nueve en los tres encuentros disputados. Como hace ocho días el Tenerife, ayer otro rival directo, el Valladolid, volvió a morder el polvo ante la mayor fe y eficacia de un conjunto azulino que se ha empeñado en dar guerra hasta el final. Al término del campeonato podrá seguir en Primera o no, pero lo cierto es que el equipo está dispuesto a vender su descenso mucho más caro de lo que no pocos pronosticaban.
De nuevo, un comienzo arrollador permitió a los jerezanos ponerse en ventaja. En esta ocasión al minuto de juego Orellana se marchó por su banda y dio un pase atrás a Víctor que batió por bajo a Justo Villar.
El arranque local sorprendió al Valldolid, que no dio pie con bola en la primera media hora. Aythami, desde lejos, probó fortuna sin suerte, y Pérez Burrul se tragó dos penas máximas por manos de Pelé y Marquitos.
Mientras, los lanzamientos desde media distancia fueron el único argumento para los de Onésimo, que apenas pusieron en apuros el portal de Renan.
Así, en el minuto 35, Míchel cabeceó un centro al área lejos del alcance de Justo Villar y puso el marcador más favorable aún para su equipo.
El resultado al descanso pudo haber sido más favorable, de haber aprovechado Mario Bermejo y buen servicio que le permitió plantarse solo ante el meta pucelano, pero su disparo salió desviado.
Onésimo movió ficha en el descanso y el Xerez hizo el resto. Como una semana antes, los de Gorosito cedieron todo el campo al Valladolid, que tuvo sus opciones. En la primera, Renan detuvo un lanzamiento de falta envenedado de Nauzte. En la segunda, mucho más clara, Leandro y Aythami fallaron clamorosamente el corte y Manucho, con todo a favor, no pudo superar a Renan.
Con el paso de los minutos, el Valladolid fue a menos y el Xerez, a más. A la contra los locales mataron el partido. En el 69, Mario Bermejo arrancó en fuera de juego, quebró la salida de Justo Villar y se sacó un piscinazo que engañó a todos, incluido al colegiado, que ptió penalti y explusó al meta vallisoletano.
Con veinte minutos por delante, el Xerez tenía el triunfo en la mano y la posibilidad de seguir engordando el marcador ante un rival en inferioridad y con un jugador de campo, Medunjanin, bajo los tres palos.
Mario Bermejo no falló, marcó el tercero, pero el Xerez levantó el pie de acelerador y el Valladolid pareció conformarse con que el castigo no fuera mayor.
Aún así, casi al límite del tiempo, Alustiza tuvo el cuarto en un remate de cabeza a placer que se marchó muy desviado.

2 comentarios:

MABS dijo...

Y qué bien saben estos triunfos desde la distancia... cómo lo disfruté aquí, cerquita de Valladolid... Me gustó mucho el ratito de Alustiza y de nuevo las ganas de Orellana. Bermejo como siempre, pero muy fallón en los uno contra uno ante el portero. Y bueno, qué alegría ver a Míchel marcar su golazo, se lo merecía, igual que Víctor Sánchez, que se está marcando un final de campeonato para enmarcar. Lo peor, los despistes defensivos, menos mal que fueron pocos y no costaron ningún disgusto.

Eugenio Camacho dijo...

Creo que todos nos conformamos con seguir en la pelea, aunque al final pase lo que hasta hace poco parecía inevitable y ahora lo es tanto.