miércoles, 24 de marzo de 2010

1-1: El Xerez empata en el descuento en Nervión y provoca el cese de Jiménez


Un gol "in extremis" de Leandro Gioda en el minuto 91 dio un punto al Xerez que puede ser de oro si consigue doblegar el domingo en Chapín al Real Valladolid. En un encuentro gris que sólo mantuvo vivo la necesidad de los puntos por parte de ambos contendientes, los hombres de Gorosito se marcharon de Nervión con la sensación de haberse dejado dos puntos.
Y no es que el Xerez cuajase un gran partido. Más por deméritos del rival que por otra cosa, los azulinos podría haber sacado mejor tajada del feudo sevillista de haber sido algo más ambiciosos.
Los de Jiménez afrontaban el partido con siete bajas, pero ya en el primer tiempo se sumaron dos más, Perotti y Zokora, que dejaron seriamente diezmado al once sevillista.
Pero ni antes ni después los azulinos dieron sensación de creer en la campanada ante un cuadro local que gozó de las mejores ocasiones. Romaric y Adriano rondaron el gol, pero este Sevilla no es el mismo desde la eliminatoria ante el CSKA y a la falta de profundidad se unión una falta alarmante de puntería.
En el Xerez la cosa no funcionó mucho mejor, pero al menos supo ganar el vestuario con el empate amarrado.
En la segunda mitad el panorama no varió. El Sevilla siguió siendo el dominador de la posesión, lo que no se tradujo en más ocasiones. Empero, la más clara fue visitante, en un error garrafal de Stankevicius que Mario Bermejo, tras sortear la salida de Palop, desaprovechó debido a una mala definición.
Pese a la espesura local, el repliegue constante del Xerez y renuncia a buscar metas mayores resultó fatal. A la hora de partido, un penalti tan claro como innecesario de Keita sobre Adriano fue castigado con penalti que Kanouté transformó.
El Sevilla se ponía por delante con la ley del mínimo esfuerzo, pero ni supo ni pudo ir a por el partido, lo que acabaría pagando caro.
Con media hora por delante, se echó en falta mayor agilidad a la hora de mover banquillo por parte de Gorosito. Los cambios llegaron con cuentagotas y el equipo apenas los notó.
Cuando parecía que el Xerez iba a seguir engordando su negra estadística como visitante, una jugada postrera le dio el empate. Keita sirvió al área desde la banda, entre la zaga sevillista y Bermejo despejaron en corto y Leandro marcó. Manolo Jiménez nunca lo olvidará.

1 comentario:

MABS dijo...

Por supuesto, el Xerez se dejó vivo al Sevilla, pero el empate y cómo fue, lo mandó a uno contento a la cama. Ante el Valladolid hay que hacerlo bueno para seguir soñando con esta quimera tan complicada de la salvación. Me gustó mucho la defensa del Xerez, excepto Casado que no sé por qué, no anda nada fino, es un coladero auténtico. En los extremos, Momo sigue sin merecerse la titularidad ni la convocatoria. Tenemos a Armenteros y Calvo, que seguro andan más finos aunque tampoco sean de otra galaxia. Porque creo que el chileno aporta mucho más en el enganche, más que en el extremo. Puede ser determinante en estos últimos partidos. Me está gustando mucho, aporta chispa arriba. Bermejo o Míchel luchan lo indecible pero no hay quien les mande balones altos. Yo insisto en que debería probar con Alustiza o Vigneri delante con Orellana en la mediapunta. Al menos es algo que me gustaría ver en acción, aunque luego decepcionen o no respondan a mis expectativas. Por cierto, Bergantiños ayer fenomenal, y Víctor Sánchez soberbio donde lo ponga Gorosito. Este sería un gran fichaje para Segunda el año que viene junto a Gioda y el propio Orellana.